Cuidado con los picaportes y los controles remotos

Aunque tampoco sea cuestión de vivir obsesionados con los gérmenes, debo reconocer que varias veces he pensado, al abrir una puerta o tomarme de un pasamanos (en un bus, por ejemplo) o teclear en un ordenador la cuadrilla de bacterias y microorganismos que deben tener su morada allí.

Pues sí, nuevos estudios de la Universidad de Virginia (Estados Unidos) han corroborado esta realidad: los gérmenes del resfriado, por caso, sobreviven por mucho tiempo en los picaportes, puertas de refrigeradores, controles remotos y otros lugares del hogar, desde donde pueden transmitirse con facilidad a otras personas.

Los científicos involucrados en esta investigación examinaron y analizaron las superficies de las casa de las personas que se encontraban con un resfrío y pudieron concluir que efectivamente los gérmenes sobreviven por varias horas: “Encontramos que en áreas tocadas comúnmente, como puertas y manijas de refrigeradores, la presencia del virus fue detectada en 40% de los casos“, señaló Birgit Winther, miembro del equipo investigativo.

Esta especialista junto a otros colegas, hace dos años ya habían demostrado que los microorganismos sobreviven en las habitaciones de los hoteles hasta un día después de que los huéspedes anteriores se van y que de este modo pueden ser transmitidos a los siguientes.

Este estudio, dado a conocer el martes, tomó como muestra a unos 30 adultos que mostraban los signos primeros de un resfriado, de ellos, había 16 que tenían el rinovirus (el virus que causa la mitad de los resfriados). De este modo, se les solicitó a los participantes que mencionasen diez lugares de sus casas que habían tocado en las 18 horas precedentes y los investigadores usaron exámenes de ADN para detectar la presencia del virus antes mencionado.

En detalle, estos fueron los resultados: tres saleros y pimenteros examinados estaban contaminados, seis de 18 picaportes, ocho de las 14 manijas de refrigeradores, tres de los 13 interruptores de luz, seis de 10 controles remotos, ocho de 10 grifos de baño, cuatro de siete teléfonos, y tres de cuatro manijas de lavaplatos.

Seguidamente, los estudiosos contaminaron a propósito superficies con mucosidad de los participantes y entonces realizaron pruebas para determinar si el rinovirus se pasaba a sus dedos cuando encendían las luces, contestaban el teléfono o realizaban otras tareas comunes.

Más de la mitad de los participantes tuvieron el virus en sus dedos 48 horas después de que la mucosidad fue diseminada.

Vía Mundohispanico

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz