Cuatro puntos quizá no tenidos tan en cuenta para una buena salud

El cuidado de la salud debe ser algo holístico, y comprender todas las esferas de nuestra vida diaria: de poco servirá correr una hora todos los días si luego no cuidamos nuestra ingesta de alimentos y abusamos de las grasas, o llevar una dieta equilibrada y saludable, si luego fumamos o abusamos de la bebida muy a menudo.

Lo cierto es que más allá de estos puntos, básicos y conocidos por la gran mayoría, hay otros quizá menos tomados en cuenta, pero que también pueden tener su mala influencia sobre nuestro estado de salud. Por caso, el no tener una vida organizada, con horarios establecidos.

Casi tanto la falta de dinero como el exceso de trabajo, el no llevar un horario regular en nuestras actividades cotidianas puede subir mucho el nivel de cortisol, una de las hormonas del estrés.

Por esto, se aconseja tener un horario pautado para cada actividad importante: comer, ir a dormir, ejercitarse, etc.

Si bien siempre se recomienda el alto consumo de frutas y verduras, a veces, las que compramos en los supermercados regulares no son las más recomendadas, ya que con tantas horas de transporte, desde los sitios de producción hasta el lugar donde las adquirimos, suelen perder sus nutrientes en altas proporciones.

Se recomienda comprar local y, siempre que sea posible, orgánico. Otro de los grandes enemigos ocultos es el uso de agroquímicos y pesticidas. Otra alternativa para tratar de minimizar esta pérdida de nutrientes es el comprar productos vegetales congelados, ya que suelen congelarse cuando están a punto y, en consecuencia, con todos sus nutrientes.

Aunque quizá uno no pueda ser un deportista o concurrir al gimnasio varias veces a la semana, por el trabajo, la familia o por el motivo que fuese, será necesario tener en cuenta una cláusula sencilla: “moverse“. E incluso, aunque se ejercite un par de veces a la semana, el pasar el resto del tiempo sentado o sedentario, también puede ser perjudicial.

Recuerda que el sedentarismo es uno de los principales enemigos de la salud: eleva el nivel de colesterol en sangre (malo) y reduce el del bueno, incrementa la glucosa y la presión arterial, todos factores de riesgo de enfermedad cardiovascular y de diabetes. Procura siempre a la largo del día mantenerte lo más que puedas en movimiento.

 

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz