Cuarto de baño: recaudos para que no sea lugar de “alto riesgo” (I)

Si bien el cuarto de baño es el sitio donde acudimos para bañarnos e higienizarnos, al ser también el lugar donde hacemos nuestras necesidades, puede ser foco de contaminación si no se limpia y desinfecta como corresponde y no se toman en cuenta ciertos recaudos.

Aunque quizás no se pueda evitar 100 por ciento la presencia de microorganismos, sí hay una serie de cuestiones que se pueden tener en cuenta para prevenir infecciones o problemas mayores.

De la mano del doctor Roberto Figueiredo, veamos entonces algunos puntos de riesgo a identificar y pautas a seguir para mantener al cuarto de baño lo menos riesgoso posible en cuanto a la proliferación de hongos, bacterias y otros agentes patógenos.

*Aunque en la gran mayoría de los hogares quizás sea  muy costoso, el reemplazo de toallas de tela por otras de papel no reciclado sería la mejor opción para evitar contagios y complicaciones.

De todos modos, se aconseja entonces cambiar la toalla de tela a diario y cada vez que se note esté muy mojada. Así también, no se deben mezclar las toallas: evitar usar la de manos para secar el rostro y, menos, otras partes del cuerpo.

*Otro tema es el del jabón de manos: por lo general, los jabones de tocador están hechos sólo para lavar y no para desinfectar (a no ser que sea un jabón antibacteriano). Es decir, podrán limpiar pero no matarán la totalidad de gérmenes.

En este sentido, tampoco hay que olvidar mantener la pastilla de jabón lo más limpia posible: ante la presencia de cualquier partícula o residuo, habrá que retirarla y en caso de que sean muchas, será preferible sustituirla por una nueva.

*Otra cuestión tiene que ver con el traspaso de gérmenes: una recomendación esencial es la desinfección periódica de los picaportes de la puerta y de las manijas de los muebles, canillas y del depósito del baño. Asimismo, no hay que olvidar lavarse las manos después de haber estado en el baño, pero siempre justo antes de salir.

*En cuanto a guardar el cepillo para dientes en el lavamanos, se debe decir que no es lo más recomendado, pero de hacerlo así se tendrían que considerar dos puntos: al momento de descargar el inodoro, hacerlo siempre con la tapa cerrada, y rociar el cepillo dental con una solución a base de gluconato de clorexidina al 0,12 por ciento de forma periódica (enjuagar el cepillo antes de volver a usarlo).

Vía Yahoo

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz