Creciente significativo del autismo en los últimos años

Creciente significativo del autismo en los últimos años 1

El autismo es un trastorno en el que la capacidad del cerebro para desarrollar habilidades eficientes y complejas se ve demorada o, en algunos casos, paralizada. Su origen puede ser de múltiples factores: si bien puede tener una base neurobiológica, genética; también intervienen factores sociales y familiares.

Pese a que este trastorno puede detectarse incluso antes de los 18 meses de vida, la mayoría de los niños reciben el diagnostico entre los 3 y 6 años.

Existen tratamientos para el autismo pero no hay cura. Sin embargo, el abordaje multidisciplinario –pediatra, neurólogo, psiquiatra, fonoaudiólogo, entre otros profesionales- puede aliviar síntomas específicos y lograr una mejoría notoria en la mayoría de los niños, especialmente cuando el diagnostico es temprano.

El plan ideal de tratamiento coordina terapias e intervenciones que tienen como blanco los principales síntomas:

-Problemas de interacción social y comunicación verbal y no verbal.

-Rutina e intereses obsesivos o repetitivos.

Para ello se combina una intercesión educacional/conductual con la farmacoterapia. La primera, los terapeutas entrenan el desarrollo de destrezas estructuradas para que los niños mejoren su relación social y su lenguaje. La orientación familiar ayuda a enfrentar los particulares desafíos de vivir con un niño autista. Por el lado de la farmacoterapia, en ocasiones se recurre a los antidepresivos para controlar síntomas de ansiedad, depresión o algún trastorno obsesivo-compulsivo. En otros casos es necesario un antipsicótico para tratar graves problemas de conducta o drogas anticonvulsivos para reducir estos episodios.

Diversas investigaciones afirman que son muchos los genes involucrados en el autismo y que su grado de transmisión hereditaria es alto.

Compartir en Google Plus

Acerca de Rocio Sollier

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz