Correr a primera hora, consejos para no cansarnos

Correr a primera hora en la calle

Hace un buen tiempo (os recomendamos que hagáis una búsqueda en Vitadelia) hablamos de los muchos beneficios que teníamos por hacer algo tan sencillo como correr a primera hora. En esa ocasión dejamos claro que se trataba de un hábito que todos deberíamos adoptar, puesto que tiene capacidad para darnos una inyección de energía que nos vendrá muy bien en las horas posteriores. Hoy lo que vamos a hacer es daros consejos para que cuando terminéis de correr o mientras lo estéis haciendo, no os canséis tanto como seguro que os ha ocurrido en alguna ocasión.

Correr a primera hora madrugando

Lo primero que te recomendamos es que madrugues y que hagas tuya la expresión “hoy saldré pronto de casa”. El término “a primera hora” puede ser un poco vago en algunos casos. Como también lo es decir simplemente “por la mañana”. ¿Hasta qué hora nos referimos cuando hablamos con este tipo de expresiones? Lo más favorable es que salgamos de casa prontito, cuando nuestro cuerpo hace nada que se ha despertado y mientras el ambiente exterior es todavía refrescante. Hablamos de las ocho o las nueve de la mañana, pero no más allá de eso. Por ello tenéis que hacer todo lo posible para madrugar y despertaros en condiciones. Si os quedáis dando vueltas en la cama y remoloneando será muy difícil que nos beneficiemos de este deporte.

Despertarse es todo un proceso. Te recomendamos que lo hagas en un ambiente relajado. Por ejemplo, edita la alarma del despertador para que suene una música que te guste mucho. Corre la cortina para que entre el sol, haz un poco de café e intenta ponerte en marcha cuanto antes. Notarás que tu rendimiento por la mañana será mucho mayor si ayudas a que tu cuerpo se potencie desde el primer momento. Algo que también recomiendan muchos de los expertos en fitness es que no hagamos por la mañana, al menos antes de correr, nada que nos pueda distraer demasiado. Entrar en Internet nos puede hacer perder, por ejemplo, gran parte del tiempo de entrenamiento.

Come algo antes

No te des un festín, ni mucho menos. Pero deberías introducir algo de comida en tu cuerpo. Nuestra recomendación son muchas bebidas y algo que puedas digerir con facilidad. Un plátano viene bien, porque tiene sodio y potasio. También puedes contar con una bebida deportiva de las que venden en tiendas. Lo ideal es que recibas esa inyección que necesitas para que durante el deporte no sientas tanto cansancio. El plátano o la bebida que hayas tomado se ocuparán de que puedas aguantar sin problemas.

Correr a primera hora de forma sana

Calienta de manera adecuada

Nunca debes salir a correr por la mañana sin haber hecho un calentamiento antes. Esto os lo hemos repetido aplicado a muchas otras actividades deportivas, pero es fundamental e imprescindible. Nos sorprende que todavía haya hoy día personas que simplemente se echan a correr sin pensar en que sus cuerpos no están preparados para que eso ocurra de manera imprevista. Antes de comenzar a correr hay que calentar y estirar, decirle al cuerpo que estamos preparándonos para realizar una actividad deportiva y que tendrá que ir poniéndose en materia si no queremos sufrir un problema. Es importante que lo hagamos con tranquilidad y relajación, sin presionarnos, sabiendo que el calentamiento es muy necesario.

Calentar no solo prepara los músculos, sino que afecta a diversas funciones del cuerpo para que todo marche sobre ruedas, aportando un punto de apoyo incluso a nuestra temperatura. En el caso de creer que no podemos sacrificar minutos de nuestro tiempo con el calentamiento, lo mejor será aprovechar el propio deporte para ir refrescando el cuerpo en pequeños bloques de varios minutos. El uso del tiempo para hacer deporte es relativo, dado que con el calentamiento también lo estamos haciendo.

Habrá aspectos de nuestro cuerpo que después de estas prácticas estarán mucho más fuertes y sanos, algo a lo que beneficiará el realizar ejercicios muy sencillos como distintos movimientos con las piernas. Cuando comencemos a correr éstas ya habrán estado en una sesión deportiva a su modo y no nos producirán efectos negativos. Si este calentamiento lo aplicamos a nuestro día a día y a la sesión deportiva de mañana comenzaremos a ver que cada vez nos encontramos más a gusto con nuestro cuerpo y con la resistencia del mismo.

Controla los tiempos

Hay personas que pasan de un extremo a otro de forma tan radical que al final acaba siendo un problema para ellos. En nuestro caso hemos visto muchos individuos que de pasar de tener un modo de vida sedentario han comenzado a correr a primera hora y esto ha tenido efectos muy negativos en ellos. El principal error que han cometido ha sido invertir demasiado tiempo en estas sesiones de fitness, poniendo el cuerpo en un punto tan extremista que al final les ha provocado consecuencias dolorosas. Por ello decimos que siempre hay que comenzar a hacer ejercicio, pero con equilibrio y sin intentar pensar que podremos afrontar cualquier esfuerzo por grande que sea.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz