¿Cómo tener una correcta higiene bucodental?

Limpieza de dientes

Tener una correcta higiene bucodental está relacionada estrechamente a la belleza. Unos dientes blancos y radiantes es sinónimo de higiene, limpieza y sobre todo da un aspecto saludable. Y es que a estas alturas estamos muy concienciados en que hay que tener la rutina de limpiarse los dientes tras cada comida importante para evitar caries o halitosis. Pero, lo que muchos no sabrán, es que tener mantener una buena higiene y limpieza de las piezas dentales puede ayudarle a prevenir sustos tan importantes como problemas cardiovasculares por culpa de una enfermedad derivada de los malos hábitos de limpieza.

Parece a simple vista un simple ritual que nos han enseñado desde pequeños, pero muchas personas no estarían poniéndolo en práctica de forma correcta si no fuera por este hábito y costumbre. Eso se demuestra en que hay un alto índice de población con problemas dentales como la sensibilidad dental a pesar de estar limpiándose los dientes tras cada comida. Lo creamos o no, para una limpieza óptima, entran en juego bastantes factores si buscamos tener una correcta salud dental.

Cepillo de dientes

¿Cuántas son las veces que vamos al supermercado y, sin mirar las propiedades, metemos el primer cepillo de dientes que llama nuestra atención en la cesta de la compra? De hecho, está comprobado que muchas personas compran el cepillo según su color favorito sin fijarse en algo importante: su dureza.
Muchos cepillos de dientes tienen su dureza marcada en el mango y, la gran mayoría, lo tiene indicado en la parte superior del envase. Esa misma parte que se suele ignorar, y por eso muchas veces terminan utilizando un cepillo que no se adapta a las necesidades de sus dientes y encías. ¿Quieres saber qué tipo de cepillo necesitas? Entonces mira estos síntomas y sabrás cuál se adapta a ti y tu boca.

Cepillos suaves

  • Mala salud a nivel dental o gingival.
  • Sangrado de encías.

Dientes sensibles

  • Piezas débiles o que se mueven.

Cepillos medios

  • Buena salud dental.
  • Presenta un poco de sensibilidad dental.
  • Las piezas no soportan una gran presión o fricción.

Cepillos duros

  • Buena salud bucodental.
  • Las encías están sanas.
  • Ausencia de sensibilidad dental.
  • Piezas firmes y fuertes.

¿Qué pasta de dientes utilizar?

No existe una pasta dentífrica que ponga de acuerdo a todos los especialistas y usuarios para votarla y catalogarla como la mejor pasta dental del mercado. Solo hace falta ir a un supermercado o una farmacia para ver estanterías repletas de marcas, sabores y características distintas. Desde pastas blanqueadoras a pastas que limpian en profundidad, desde sabor a menta fresca hasta fresa. Y eso sin olvidar las pastas especializadas para dientes sensibles o problemas como la gingivitis.

¿Cómo saber qué tipo de pasta de dientes utilizar? Muy sencillo: solo tú sabrás qué es lo que necesitas. A pesar de que hay especialistas que están completamente en contra de las pastas de dientes comercializadas en supermercados, otros están a favor de estas marcas. Así que, antes de comprar una pasta de dientes, vigila cada señal que lanza tus dientes y encías. Estate atento si tienes sensibilidad dental, o si la espuma de la pasta de dientes presenta sangrado o incluso si muestras problemas de periodontitis. Recuerda que tu boca es tuya y nadie más que tú conocerá cómo se siente y, por tanto, tú sabrás qué darle para cuidar sus necesidades. Atento, en el mercado puedes encontrar productos como por ejemplo:

  • Pasta de dientes con flúor especial para prevenir caries.
  • Especiales para reforzar el esmalte y evitar la sensibilidad dental.
  • Pasta para la prevención y control de gingivitis.
  • Dentífrico especial para periodontitis.
  • Pastas blanqueadoras.

Cepillo de dientes

¿Cómo cepillarse los dientes para una correcta higiene bucodental?

Y llegamos al punto donde muchas personas se equivocan y creen que están haciéndolo bien cuando, en verdad, su forma de cepillado no es la correcta o simplemente se quedan cortos. Los especialistas indican que, como mínimo, hay que cepillarse los dientes durante 3 minutos. Cada uno tiene su truco, ya sea estando atento al reloj, contar cada pasada a cada zona bucal o, como empieza a extenderse, el uso de un temporizador o reloj de arena que marca 3 minutos justos. Como veis, esta rutina puede resultar hasta divertida si uno se lo propone.

Pero ahora es cuando llegamos al conflicto. ¿Sabías que friccionar el cepillo solamente es algo incorrecto? De hecho, esa acción hace que las encías se resientan y estén más sensibles. Esta acción solo se tiene que hacer en la parte superior de los dientes, en los laterales hay que inclinar el cepillo y, con un golpe de muñeca, subir y bajar el instrumento. Como si estuviéramos barriendo. De esta manera no solo estarás limpiando las piezas dentales, también estarás extrayendo algunos restos de alimento mientras cuidas tus encías porque, una de las razones de que se caigan más los dientes es no cuidar correctamente las encías.

Eso sí, después de cada cepillado nunca olvides usar un colutorio para eliminar el resto de bacterias y, aunque resulte tedioso, pasa el hilo dental en cada pieza tras el cepillado. Solo así tendrás una correcta higiene bucodental.

Foto: Richie Rich

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz