Corazón estable, hábitos que ayudan a conseguirlo

Mantener el corazón estable

Siempre que se habla de problemas cardiovasculares, es inevitable no pensar en la alimentación. Olvidando que para tener un corazón estable se tiene que empezar por tener unos buenos hábitos diarios tan simples que muchas veces pasamos por alto como, por ejemplo, compartir las inquietudes con otras personas o dar paseos. Estas actividades entre otras, pueden ayudar a que nuestro corazón sea más fuerte y así evitar algún que otro susto

Corazón estable sin humos

Por todos es conocido la gran lista de efectos nocivos para la salud que provoca el tabaquismo. Desde problemas respiratorios muy visibles como tos o pitidos en el pulmón, hasta el aumento de las posibilidades de padecer cáncer en todas las partes del cuerpo, aunque generalmente solo se asocia el cáncer de pulmón. Otra de sus características negativas para el organismo es que aumenta la presión sanguínea, desgasta las arterias y altera las cantidades de oxígeno que se presentan en la sangre, lo que se traduce en problemas cardiovasculares tan graves como angina de pecho o infarto que ponen en riesgo la salud cardíaca.

Controlar el estrés

Una de las causas de todos los males para la salud es, sin duda alguna, la ansiedad y la presión a las que nos sometemos en nuestro día a día. Ya sea por culpa del trabajo, por problemas de llegar a final de mes o incluso por cómo conciliar la vida familiar o laboral. Muchas personas padecen estrés y esto afecta a su corazón sano, pero no se dan cuenta hasta que se ven desbordadas por los sentimientos, provocando así ataques de ansiedad o pánico y, a la larga, pudiendo afectar al corazón hasta el punto de padecer problemas cardiovasculares graves. ¿Cuáles son las señales del estrés?

  • Dificultad para dormir o mala calidad de sueño
  • Estado de ánimo cambiante o irritable
  • Dolor focalizado en alguna parte del cuerpo por culpa de la tensión
  • Despistes y descuidos habituales

Evitar o disminuir el estrés no es tan difícil como parece. Solo hace falta buscar una actividad que permita desconectar la mente de esas cargas diarias. Un hobby, leer un libro, ver una película o dar un paseo son actividades que ayudan a relajarse. Si aún así los niveles de estrés son altos, la meditación guiada puede ser un gran método para relajarse y, por tanto, mejorar la salud cardiovascular.

¿Sabíais que guardar todos los problemas o preocupaciones para uno mismo es una gran fuente generadora de estrés? Abrirse a los demás no es un signo de debilidad ni debería dar miedo. Las personas que hablan de cómo se sienten son las que están más felices y a gusto con su vida. Recordad que contar las inquietudes no solo sirve para desahogarse, también ayuda a ver las cosas de otra manera. Gracias a ello podemos ver que ese problema que nos da dolor de cabeza es, en realidad, una minucia que se puede superar con facilidad.

No tengáis miedo a la báscula

Es importante para el corazón perder ese miedo irracional a pesarse al menos una vez a la semana. Aunque eso conlleve sufrir pequeños sustos. Mantener un buen control de nuestro peso ayuda a que sea más fácil reconocer si tenemos unos buenos hábitos de alimentación, los cuales se ven reflejados si se ganan o pierden gramos de una semana a otra. Saber qué se pesa exactamente también ayuda a saber si tenemos kilos de más. A pesar de que un par de kilitos extra no son del todo un problema para la salud cardíaca, tener sobrepeso u obesidad sí que puede resultar un factor de riesgo para padecer enfermedades del corazón. ¿Quieres calcular tu peso ideal? Apunta estas fórmulas:

Corazón estable con la báscula

  • Fórmula para hombres: 0,75 x altura (en cm) – 62,5= Peso ideal.
  • Fórmula para mujeres: 0,675 x altura (en cm) – 56,25= Peso ideal.

La importancia de hacer ejercicio

Es importante practicar 30 minutos de ejercicio diarios para evitar posibles achaques cardíacos y tener una buena salud del corazón. Recordad que el corazón no deja de ser un músculo encargado de bombear la sangre a todo el cuerpo. Eso hace que sea importante tener una vida activa y saludable para ayudar a que esté fortalecido.

Para muchas personas hacer ejercicio resulta tan aburrido que por eso prefieren hacer otras actividades. Pero hay formas divertidas de ejercitarse y encima activar el cuerpo. Un ejemplo son los centros cívicos de barrio, que por lo general tienen actividades como danza del vientre, yoga o zumba. Y todo ello a precio muy económico. Eso sin contar que encima, acudir a estas clases, ayuda a socializar, conocer gente y pasarlo bien mientras movéis el cuerpo. En caso de no tener tiempo hay un ejercicio que todos hacemos y pocos se dan cuenta: caminar. Los especialistas han demostrado que caminar 30 minutos al día ayuda a tener un corazón estable. Paseos matutinos, después de comer o de camino al trabajo; hay muchas excusas para ponerse los zapatos e ir a estirar las piernas, pero siempre a un paso rápido para que el ejercicio sea más efectivo.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz