Controla tu peso para evitar afecciones en tu cerebro (parte II)

Las dietas no son utilizadas solamente para cuidar nuestro cuerpo, también ayudan a mantener sano nuestro cerebro. No vamos a darte soluciones mágicas o planes específicos, sino que te vamos a mostrar la manera más simple de cuidar tu cerebro consumiendo alimentos recomendados para cuidar tu mente.

Veamos a continuación de que se tratan estos consejos.

Coma frutas, vegetales y granos integrales

Llevar a cabo una dieta rica en frutas, vegetales y granos integrales ayuda a reducir el riesgo de padecer enfermedades crónicas. Este tipo de alimentación ayuda ente enfermedades del corazón, diabetes y cáncer.

Estos mismos alimentos también ayudan a proteger la función cerebral. Principalmente, los antioxidantes que tienen los vegetales de hojas verdes, los llamados crucíferos -como el brócoli, el repollo y los nabos-, y los vegetales de cáscara oscura. Éstos realizan una función protectora.

Te recomendamos que pruebes con las siguiente verduras:

• Remolachas.

• Brócoli.

• Repollitos de Bruselas.

• Coliflor.

• Berenjena.

• Col rizada.

• Pimientos rojos.

• Lechuga romana.

• Espinaca.

A continuación, te mostramos una serie de nutrientes que poseen las verduras y, a su vez, permiten que el cerebro tenga un buen desempeño en sus labores cotidianas.

Fósforo

Este es un nutriente esencial para el cerebro. Lo puedes encontrar en productos lácteos, el plátano, los cereales integrales, la levadura de cerveza, el cacao. También lo encuentras en las verduras de hoja verde, especialmente las alcachofa, apio, perejil, repollo, etcétera. Por otro lado, las legumbres secas (judías blancas, garbanzos y lentejas), los frutos secos (almendras, maní, nueces, etc.) la yema del huevo, el pescado, la papa y la carne de las aves, tienen importantes niveles de fósforo.

Selenio

Lo podemos encontrar en los alimentos como los pescados (arenques, atún, etcétera…), las ostras, los huevos, los cereales integrales, el germen de trigo, los champiñones y algunas verduras como el ajo, brócoli y las zanahorias.

Zinc

Se halla especialmente en los mariscos, la carne, la yema de huevo, los cereales, el pan integral, la levadura de cerveza, las nueces, los champiñones y algunas verduras como el brócoli, espinacas y judías.

Vitamina E

Principalmente, se encuentra en los aceites de germen de trigo y de girasol. También en los de oliva y maíz.

Vía: familydoctor.org, remediospopulares.com

Compartir en Google Plus

Acerca de Daniela Deicas

Comunicadora social, periodista, trabajadora en varios rubros, redactora por naturaleza... Siempre buscando más, de eso se trata.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz