Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Usos alternativos de las semillas de aguacate

Usos alternativos de las semillas de aguacate

¿Sabías que las semillas del aguacate (o palta) también tiene propiedades benéficas sobre ciertos aspectos de nuestro cuerpo? De hecho, existe una interesante variedad de preparados que pueden realizarse a base de ellas para distintas dolencias.

Por caso, las personas que sufren de reumatismo pueden machacar semillas de aguacate y luego mezclarlas con alcohol para obtener un preparado que se deberá untar con fricciones sobre la zona afectada para aliviar el dolor.

Las semillas de aguacate también son conocidas por ayudar a quienes padecen problemas de próstata: se recomienda preparar un batido con la gelatina de tres pencas de sábila, una semilla de aguacate tostada y molida, un litro de leche y miel de abejas, para tomar en ayunas y antes de dormir, hasta que se note la mejora.

Otro uso de estas semillas está indicado para quienes sufren de una mala digestión o diarreas: en estos casos, se recomienda tostar la semilla, molerla y luego colocar una pizca de este polvo en un vaso de agua de llantén (que se prepara con un simple cocimiento de esta planta). Se recomienda beber este líquido resultante unas tres veces al día.

Otra opción es la de hervir un litro de agua con una semilla de palta, algunas cascaritas de granada y anís, durante unos cinco minutos. La infusión deberá tomarse durante todo el día.

Para los pacientes con epilepsia se aconseja preparar una infusión de toronjil con un poco de semilla de aguacate, y beberla con frecuencia con fines preventivos.

Un último posible uso de estas pepas, y que será de gran ayuda para las madres de niños pequeños: para combatir la pediculosis, se aconseja hervir unas cinco semillas troceadas en un cuarto de agua y añadirle dos ramas de ruda. Aplicar la loción con fricciones energética y luego colocar una toalla alrededor a la cabeza del pequeño. Al enjuagar, los parásitos deberían desprenderse fácilmente.

Vía Otramedicina.com

Si te ha gustado compártela con tus amigos

Anímate y déjanos tu comentario