Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
Hilo dental y otros accesorios para la higiene de nuestra boca

Hilo dental y otros accesorios para la higiene de nuestra boca

Foto de Hilo dental y otros accesorios para la higiene de nuestra boca

El otro día compartíamos en Vitadelia consejos sobre cómo cuidar la higiene y salud de nuestros dientes y boca, en esta ocasión trataremos sobre el hilo dental y otros accesorios que pueden sumar en nuestro cuidado diario. El hilo dental es un auxiliar que ayuda a limpiar y liberar de restos de comida los espacios interdentales y evitar así la formación de caries en ellos.

Se recomienda que el trozo de hilo tenga al menos unos 15 centímetros de largo y que se utilice el dedo pulgar y el índice para sostenerlo e introducirlo entre los dientes, por un tiempo de un minuto y medio, más o menos. La sede deberá estar tensa y los movimientos ser cuidados para no herir las encías.

En cuanto a la pasta dentífrica, los especialistas recomiendan utilizar una poca cantidad y, en lo posible, aplicarla en la última fase del cepillado, ya que produce mucha espuma y da la sensación de haber terminado el cepillado antes de tiempo. Lo idóneo es que contenga flúor, ya que ayuda en la prevención de las caries.

Con respecto a los colutorios se puede decir que complementan la acción del cepillado, sin embargo, hay que tener presente que no la sustituyen y, podría decirse, son el elemento más accesorio de la higiene bucal.

La limpieza de nuestra boca debe ser algo cuidado y a diario, y será importante -si se tiene hijos- higienizarles su boca desde el mismo nacimiento (con una gasita que se pase por las encías, primero, y ya luego cuando tenga dientes, también por ellos, para evitar que los microbios se multipliquen.

A medida que el bebé crece y hasta los cinco o seis años, los padres deberán ubicarlo frente al espejo y enseñarle a lavarse los dientes, haciendo hincapié en la importancia de hacerlo a diario. Al principio, habrá que hacerlo con ellos, ayudarlos, ya luego, a partir de 6 o 7 años, cuando puedan hacerlo por sí mismos, dejarlos solos, pero supervisar que cumplan con su rutina.

 

Anímate y déjanos tu comentario