Consejos por si ejercitas en cinta

cinta rodante

Nada mejor para cuando empieza a hacer fresco que tener una cinta para trotar o correr en casa para no sufrir las inclemencias climáticas: si eres de esos “afortunados” que tienen una y que pueden ejercitar mientras escuchan su música preferida o miran las noticias en la televisión o simplemente te mantienes a salvo no sólo de las inclemencias climáticas sino también del smog de los automóviles, ten presente los siguientes consejos para que tu práctica sea segura y eficiente:

 

*Asegúrate de tener el calzado adecuado que te proporcione el apoyo y la amortiguación necesarios. Si utilizas el mismo par de zapatillas para correr afuera fíjate bien de que sus suelas no estén demasiado gastadas, para evitar resbalarte o lesiones procura, dentro de lo posible, tener otro par destinado al uso en la cinta (sobre todo si eres de esos corredores muy asiduos).

 

*Antes de posicionarte en la cinta, chequea que los cordones de tus zapatillas estén bien atados y de forma tal que no queden lazos largos sobresaliendo: ten por seguro que enganchar un cordón en los bordes de la cinta rodante no será para nada divertido.

 

*Correr un una cinta es muy distinto a correr afuera, incluso a los profesionales o maratonistas puede costarle un tiempo adaptarse al cambio. Si correr en una cinta se siente demasiado distinto o incluso incómodo, tomate el tiempo necesario hasta poder alcanzar tu ritmo normal, es decir, puedes comenzar más despacio e ir incrementando, poco a poco, la velocidad hasta alcanzar el paso que acostumbrabas.

 

*Siempre haz un calentamiento previo con al menos cinco minutos de caminata o trote liviano para que tu cuerpo se acostumbre al movimiento de la cinta. Luego ve incrementando gradualmente la velocidad hasta alcanzar la deseada.

 

*Mientras ejercites, asegúrate de mantener tu cuerpo erguido y no te encorves. Mantén siempre los hombros en una misma línea con tus caderas. Esto te ayudará también a prevenir dolor en la parte baja de la espalda.

 

*Si miras televisión mientras ejercitas fíjate de colocar la pantalla justo enfrente tuyo, así no estarás doblando y forzando tu cuello. Si corres mirando constantemente para un solo lado terminarás con dolor de cuello.

 

*Escucha tu cuerpo. Si comienzas a experimentar alguna molestia en tus rodillas o en cualquier otra parte del cuerpo, deja de correr, aminora la velocidad y camina. No corras si sientes dolor.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz