Consejos para reducir la cintura

Reduce la medida de tu cintura y cuida tu salud 1

De todas las partes del cuerpo, una de las que más preocupa a las mujeres -y hombres- es la cintura: los mentados “michelines” alrededor de la cintura es uno de los objetivos a bajar por muchas personas, sobre todo, en vista al verano que ya se aproxima. En este post de Vitadelia te recordamos algunos consejos básicos para reducir y modelar esta zona.

Alimentación

Recuerda que las elecciones alimentarias será algo clave y el llevar una dieta equilibrada y nutritiva hace muy difícil que el vientre se llene y se colme de grasas. Lo más recomendable es consumir abundantes frutas y verduras, zumos naturales desintoxicantes, y eliminar (o tratar de reducir al mínimo) los siguientes alimentos: harinas blancas, azúcares y fritos, lácteos enteros, embutidos  y bollería.

Por el contrario, base tu plan alimentario en fruta fresca, hortalizas y verduras, legumbres, frutos secos, carnes magras y harinas y azúcares integrales. Así también, otro aspecto importante: el agua, no descuides tu toma de agua que alcance al menos los dos litros por día.

Masajes

Existen ciertos tipos de masajes indicados y de ayuda para reducir la cintura, como es la mesoterapia o el drenaje linfático. De hecho, aunque no concurras a una sesión de masajes reductores o estéticos, incluso los descontracturantes pueden ayudar, ya que relajan, bajan la ansiedad y el estrés, y al estar más tranquilo, comerás menos y no buscarás la comida como aliciente.

Yoga

El yoga es una muy buena idea, ya que hace que trabajes todos los músculos y huesos de tu cuerpo, con el centro (el abdomen) como eje de cada uno de los movimientos o posturas. El yoga te puede ayudar a quemar grasas, a tonificar y a endurecer y modelar la musculatura.

Además, tal como ocurre con los masajes, relaja el cuerpo y reduce el estrés, ayudándote a mantenerte más calmo y enfocado.

Ejercicio

La actividad física no puede no estar presente para bajar la cintura y el vientre: recuerda que los ejercicios localizados, de la zona abdominal, son clave. Es importante la constancia, la paciencia y el compromiso en el tiempo para obtener buenos resultados. Muchas personas se desmotivan al no ver cambios en la primera semana, pero no es magia, sino que los cambios se irán notando gradualmente y a medida que pase el tiempo.

Se estima que, para ver resultados verdaderos, duraderos y que valgan la pena, es necesario mantener una rutina de ejercicios durante tres meses consecutivos.

Ejercicio #1

De pie, separa ligeramente las piernas, con la espalda bien recta. Eleva los brazos hasta que se toquen las manos encima de la cabeza y respira profundamente, inclina el tronco hacia la derecha, lo más que puedas. Has un giro hasta quedar mirando el suelo, recuerda no encorvar la espalda.

Baja los brazos hasta que toquen el piso (si no llegas lo irás logrando con la práctica, no te preocupes), y continúa girando ahora hacia el otro lateral. La idea es que formes un círculo completo, terminando en la posición inicial. Repite para el otro lado. Esa es una serie. Haz cinco en total.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz