Consejos para que llevar la vianda en la fiambrera sea seguro

Cada vez son más las advertencias que se hacen con respecto a los alimentos y los recipientes plásticos. Y ahora, en tiempo de crisis, la alternativa de llevarse la propia vianda en tupper o en fiambrera parece haberse reactivado, y no sólo en los colegios sino también en las oficinas.

Si bien puede ser una opción más económica y siempre vigente, hay que tener ciertos recaudos para evitar problemas, tanto en lo referido a la conservación de los alimentos como al calentado (por lo general, en el microondas si se trata de una preparación para comer caliente). Pero además, resulta que el mismo plástico puede desprender sustancias tóxicas o generar bacterias.

Los peligros más frecuentes tienen que ver con su transporte y la exposición a temperaturas inadecuadas durante el mismo, e incluso en el proceso de calentamiento, como se dijo.

Se recomienda, en primer lugar, calentar los alimentos en cristal (nunca en el mismo plástico) y que sea a una temperatura superior de los 70 grados, para destruir así cualquier bacteria que se pueda haber generado, del tipo de salmonelosis o la e. coli, que pueden causar diarreas y otros problemas gastrointestinales.

No obstante, el calentado a alta temperatura no soluciona del todo el problema, ya que existen otros riesgos vinculados al mismo plástico, al desprendimiento de aditivos. No hay que perder de vista que los plásticos adecuados para uso alimentario suelen contar con la indicación correspondiente en la parte posterior del envase (un recipiente con un tenedor).

Finalmente, compartamos las recomendaciones básicas para garantizar que la comida llevada en fiambrera sea segura:

*Conservar siempre (con excepción del momento en que se la transporte, pero cuyo tiempo no sea mayor a una hora) la comida en el refrigerador, y calentarla a más de 70 grados para matar cualquier bacteria que pueda haber proliferado.

*Al momento de diseñar el menú, procurar que contenga hidratos de carbono, proteínas y lípidos saludables, en su justa proporción.

*Utilizar siempre plásticos adecuados para uso alimentario, que contengan el citado logo.

*Evitar llevar rebozados o filetes a la plancha, así como la típica ensalada de lechuga y tomate (pierde muchos sus propiedades y frescura).

*Se podrá optar por guisos o caldos, ya que en el microondas pueden calentarse de forma homogénea y más segura.

Vía 20minutos.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz