Consejos para preparar tu vianda

Consejos para preparar tu vianda 1

Son muchas las personas que deben almorzar o comer en sus lugares de trabajo y, muy posiblemente, se llevan su propia vianda desde casa. La idea es aprender a equilibrar los nutrientes y saber qué elegir a la hora de prepararse un almuerzo nutritivo, suficiente y saludable para llevarse a la oficina, la fábrica o incluso cunado uno se va de picnic o está de vacaciones.

Habrá que tener en cuenta cinco consejos básicos, de modo tal que se prepare la fiambrera inteligentemente.

Planificar el menú cada semana

Para evitar tener que recurrir a opciones no saludables a último momento, una buena medida es ir planificando el menú de forma semanal, de manera que se pueda ir de compras y adquirir lo que se va a necesitar para hacerse las comidas, ni más ni menos.

Combinar los tres grupos de alimentos

Es decir, procura siempre incluir en tus comidas los tres grupos de alimentos: farináceos -pasta, arroz, patatas o legumbres-, verduras -crudas y cocidas, en lo posibles- y proteínas. La combinación quedará a merced de tus ganas y gustos personales, pero intenta siempre ir variando, para asegurarte nutrientes y vitaminas.

Evita las grasas y azúcares simples

Estos nutrientes no sólo suelen aportar calorías vacías, sino que incluso la energía que brindan no es pareja y puede dar lugar a irregularidades en la glucosa en sangre.

Además, es más probable sufrir molestias estomacales, si consumes carbohidratos simples y grasas, fermenta más y puede llevar a más pesadez, flatulencia y, en consecuencia, a menor rendimiento laboral.

Si bien existen alimentos precocinados que uno puede comprar en casos de “emergencia”, no hay que perder de vista que estos alimentos no suelen ser tan sanos, y aportar cantidad de grasas, sal y químicos, por lo que será mejor que su consumo no sea habitual.

Cuidar el transporte y conservación

Otro punto a tener en cuanta a la hora de prepararse la vianda será cómo se la transportará, en qué y cómo se conservará su cadena de frío, para evitar indigestiones o intoxicaciones.

Hoy en día existe cantidad de fiambreras adecuadas y bolsas isotérmicas que se a adaptan bien a nuestras necesidades.

Las ensaladas se pueden bien llevar ya cortadas y preparadas, o bien llevar las hortalizas lavadas y hacer en el momento, eso dependerá de tus posibilidades en el lugar de trabajo.

Si optas por un tupper y pasarán varias horas antes de que las consumas, entonces tendrás que tener a mano un refrigerador en tu oficina para conservar el frío y que los alimentos no se deterioren.

Finaliza su preparación en tu trabajo

Los alimentos que se cortan pierden propiedades y se echan a perder más rápidamente, así la fruta y la verdura pierden vitaminas y si los aliños vienen de casa alteran considerablemente la textura y el sabor final.

Si no existe esta posibilidad lo mejor será preparar el tupper por la noche, ante de ir a la cama, y mantenerlo en la nevera hasta la salida al trabajo.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz