Consejos para mejorar la circulación sanguínea

Consejos para mejorar la circulación sanguínea 1


La mala circulación sanguínea es un síntoma común de hipertensión y enfermedades cardíacas. En caso de ser conscientes de un ritmo de circulación sanguínea pobre, un consejo fundamental es consultar con un especialista de salud, pero también existen algunas acciones cotidianas que pueden influir positivamente a aumentar el flujo sanguíneo y evitar la aparición de enfermedades.

Actividad física periódica

Los problemas de circulación se deben en muchos casos a la adquisición de hábitos poco saludables. Para mejorar la circulación es aconsejable hacer ejercicio al menos tres veces por semana, no se trata de matarse a hacer deporte sino de adquirir una rutina de actividad física consecuente con la complexión física.

Hacer ejercicio físico durante 30 minutos es suficiente para mejorar los niveles de circulación sanguínea: dar un paseo, jugar con la mascota, actividades aeróbicas del tipo nadar, hacer aerobic o carrera continua son suficientes. En caso de mayor intensidad, se puede reducir esta actividad a tres veces por semana.

Otro aspecto importante es tomar como hábito obligado caminar más y no llevar un estilo de vida sedentario (coger menos el coche y más la bicicleta o bajar y subir las escaleras en lugar de tomar el ascensor).

Dieta saludable

Si la circulación sanguínea es muy anómala, existen máquinas para mejorar la circulación, pero antes de llegar a este paso, los médicos recomiendan además de actividad física mantener una dieta saludable, equilibrada y completa.

Hay alimentos de bajo índice glucémico, como las frutas y las verduras frescas, que deben suponer la base de la dieta. Ésta a su vez debe estar complementada por productos lácteos bajos en grasa, carnes magras y granos enteros.

Tomando estos consejos alimenticios como base, las posibilidades de padecer problemas de circulación se reducen. Los alimentos ricos en grasas saturadas han de ser sustituidos por otros alimentos ricos en nacidos grasos esenciales como las nueves, el salmón o el aguacate.

Y por supuesto, el efecto de una dieta sana se potencia si se acompaña de una buena hidratación, tomar entre dos y tres litros de agua al día también es fundamental.

Suplementos nutricionales

Aunque con una dieta sana incluye todos los nutrientes necesarios para mantener un estado de salud idóneo, en caso de sufrir problemas de circulación son aconsejables los complementos alimenticios de vitamina C, vitaminas del complejo B, calcio, magnesio y la vitamina E. Todos estos componentes participan activamente mejorando la circulación del flujo sanguíneo.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz