Consejos para evitar infecciones oculares en verano

ojo

En verano, la playa, el mar, el sol y las piscinas pueden ser muy molestos para nuestros ojos, y es la época del año en la que aumenta la irritación y las infecciones oculares, por ello, no estará de más conocer algunos consejos para cuidar nuestros ojos, sobre todo, cuando se concurre a la piscina.

El cloro, de por sí, es una sustancia altamente irritante y si toma contacto con nuestros ojos puede desencandenar incluso en infección. Javier Hurtado, director médico de Fundación Rementería, informó al respecto que la irritación suele aparecer unos 30 minutos luegos del baño, y “el efecto más frecuente producido por el cloro son las irritaciones e infecciones oculares, pero también puede conllevar problemas respiratorios o de oído“.

En 2010, más de un 12 por ciento de las piscinas de los Estados Unidos fueron cerradas por violar las normas de seguridad. Un estudio realizado en Castilla La Mancha reveló que el 85 por ciento de las piscinas de la Comunidad tenían en sus aguas más de las concentración límite de cloro, de 1,5 mg/m3 (que es el máximo considerado “seguro”).

El mayor contacto, el aire acondicionado, el sol y el cloro de las piscinas son factores que hacen crecer la incidencia de infecciones y conjuntivitis durante la temporada más cálida del año.

Por esto, se recomienda el uso de gafas: y no sólo de gafas para el sol (para protegerse también del viento y el aire) sino también de buceo, para colocarse en la piscina (o mar).

Se ha comprobado cómo nadar sin ellas puede suponer un riesgo para la integridad del epitelio corneal, que actúa de barrera protectora de la córnea“, explicó Hurtado.

Ante la mínima señal de conjuntivitis, será necesario concurrir cuanto antes a un oftalmólogo para que confirme el origen e indique el tratamiento más adecuado para ese caso en particular.

Habrá que tener presente que la conjuntivitis es altamente contagiosa, por lo que será necesario evitar el contacto con otras personas (en la mayor medida posible), y el no compartir toallas, objetos que tomen contacto con los ojos, maquillajes, etc.

Una conjuntivitis vírica puede provocar hasta fiebre y faringitis, por lo que no habrá que subestimarla. El riesgo en verano es más elevado aún para las personas usuarias de lentes de contacto, ya que “los virus y bacterias causantes, el adenovirus y el estafilococo áureo, se adhieren a la lente con facilidad“, advirtió el especialista.

Por ello, estas personas deberán tener especial cuidado y “lavarse las manos bien antes de manejar los ojos y las lentes en los vestuarios de las piscinas y limpiarlas con más frecuencia de la habitual“.

Pues bien, finalmente, repasemos las recomendaciones más importantes para prevenir infecciones oculares.

*No compartir toallas ni ropa que estén o hayan estado en contacto con el ojo.

*No bañarse en piscinas o sitios que no estén en buenas condiciones y sin señalizar.

*Si se padece, evitar bañarse en lugares públicos.

*Aquellas personas que sufran del síndrome de ojo seco, se aconseja no permanecer mucho tiempo en lugares con aire acondicionado o cerca de ventiladores.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz