Consejos para el buen descanso de tu bebé (I)

bebe-durmiendo

¿Has sido mamá hace poco?  Uno de los puntos delicados de ser mamá, es los cambios en los horarios que surgen: ya no es como antes, una mamá debe estar dedicada al cuidado de su pequeño, a tiempo completo, y debe poder adaptarse a la nueva vida.

En este contexto, la noche es uno de estos temas “sensibles“,  y los primeros meses de vida del bebé es una etapa de constante cambio, y adaptación, y de ambas partes.

Hasta que el bebé aprenda y se acostumbre a dormir de corrido por las noches, pueden pasar muchos meses, o incluso años. Mientras tanto, y para tratar de que tu hijo no te despierte cada hora, estos consejos pueden serte de gran ayuda:

-Primero, es necesario prestar especial atención al ambiente en que va a dormir tu bebé, será conveniente acondicionar la habitación de manera adecuada. Además, siempre deberá dormir en la misma cama, que esté en un lugar apartado, en silencio y con la mayor tranquilidad que sea posible. A esto, hay que sumar el tema de la temperatura: esencial es que la habitación sea cálida, y que la humedad, por su parte, no supere el 60 por ciento.

Preferible será que el pequeño duerma en un cuarto alejado de la sala de estar o en donde suele haber gente, para poder controlar el ruido. Asimismo, convendría que la habitación sea interna y no externa, ya que el ruido de la calle podría molestarlo e interrumpirle el sueño.

En cuanto a la temperatura se debe recordar que los pequeños son muy sensibles al frío y al calor, por ello no se les debe abrigar en exceso ni permitir que pasen frío por las noches por falta de abrigo. Tanto la ropa de dormir como las sábanas y colchas, dependerán entonces de la estación, en caso de que se esté en invierno se deberá recurrir a ropa de cama de lana, en el verano, deberá ser más liviana, por caso, de algodón será la adecuada.

Con respecto a la temperatura de la habitación deberá ser de entre los 20 y 22 grados, para controlarla sería ideal recurrir a instalar un termómetro en el cuarto.

-Durante los primeros meses de vida del pequeño, se lo suele colocar para dormir en un capazo o moisés (sobre todo, hasta el cuarto mes), ya cuando empieza a tener mayor movilidad y fuerza, habrá que pasarlo a una cuna. En cuanto a la postura aconsejada para colocar al bebé a la hora de dormir, los expertos recomiendan que sea boca arriba, de este modo, se previene la muerte súbita del lactante.

Cuando tengas que elegir el capazo o cuna, fíjate que sea plana, además es preferible que el material con el que está elaborado el colchón favorezca la transpiración. En cuanto a la almohada, se desaconseja su uso en los primeros meses, luego, cuando se empiece a colocar hay que prestar atención que sea baja, de un par de centímetros de espesor, de material antialérgico y antiasfixia.

-En cuanto al pijama o ropa para dormir, se puede decir que los más prácticos son los conocidos peleles, que cubren incluso los pies. Ya cuando son más grandes, un pijama de dos piezas y hecho con fibras naturales, cómodo y elástico, será lo más adecuado.

Vía Pulevasalud

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz