Consejos para disfrutar del agua y evitar sus riesgos

Hace unos días comentábamos en Vitadelia que desde Sanidad se ha impulsado una nueva campaña de verano para informar a la población sobre los cuidados a tener para vivirlo y disfrutarlo de forma sana, llamada “Vive el verano con salud

“.

Dentro de esta campaña se incluye una guía con consejos a tener en cuenta para evitar lesiones en el agua y, en especial, cuando se concurre a la piscina. Un dato no menor es que sólo en 2009, más de 200 personas debieron ser ingresadas en un hospital a causa de ahogamientos, de las cuales, un 35 por ciento eran menores de 14 años.

Aún más, sólo en España se producen entre 800 y 1000 lesiones medulares (LM) cada año, un 50 por ciento por accidentes de tránsito y entre un 4 y 11 por ciento por actividades deportivas o de ocio. De hecho, el último dato estadístico habla de que un 5 por ciento de estos casos se debieron a zambullidas.

La guía en cuestión está hecha en forma de cómic para que sea más atractiva a los jóvenes y puedan instruirse de forma entretenida. Entre los puntos más relevantes de “Disfruta del agua y evita los riesgos” se destacan los siguiente consejos:

*Respetar las normas de seguridad y bañarse sólo en las zonas habilitadas y que cuentan con la supervisión de socorristas.

*En las playas, respetar los significados de las banderas.

*Los niños siempre deberán avisar a sus padres, familiares o acompañantes cuando vayan a meterse al agua, lo que también deberán hacer siempre acompañados por un adulto, quien deberá vigilar al pequeño de forma constante.

*Si los niños no saben nadar, deberán usar chaleco salvavidas, y si saben nadar, también deberán llevarlo cuando vayan a practicar algún deporte acuático.

*Desde el Ministerio se advierte asimismo el riesgo que conlleva arrojarse de cabeza desde balcones, árboles o puentes en zonas con poca profundidad, ya que se puede provocar una lesión grave en la cabeza o en la espalda.

*Bañarse de noche o después de haber bebido alcohol también es muy arriesgado.

*Punto sensible a tener en cuenta: las zambullidas. Antes de zambullirse habrá que asegurarse de que existe la profundidad necesaria, de al menos un metro y medio. También habrá que cerciorarse de que no haya piedras, ramas o cualquier otro objeto con el que uno pueda lastimarse. Será preferible probar el lugar antes, de pie e introducirse lentamente.

*Hay que evitar asimismo bucear o saltar en aguas turbias donde no sea visible el fondo, objetos u otros nadadores.

Finalmente, ante un accidente, habrá que inmovilizar el cuello del herido, evitar mover su columna y avisar de inmediato a un profesional para que acompañe al accidentado hacia un centro sanitario.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz