Consejos para congelar alimentos

La gran mayoría utiliza el congelador y freezer para conservar los alimentos en buen estado por más tiempo. Veamos en este post algunos consejos para congelar correctamente, según el tipo de alimento del que se trate.

En el caso de las verduras, se recomienda previamente lavarlas bien, escaldearlas o cocerlas, y una vez hayan logrado la temperatura ambiente, guardarlas y, en lo posible, rociadas con jugo de limón para evitar que se oxiden (pongan negras). El escaldeado o blanqueado consiste en sumergir la verdura en agua hirviendo por unos dos minutos, lo que ayuda a detener el proceso natural del deterioro y elimina a su vez las bacterias.

Habrá que escurrir bien el exceso de agua que pueda haber quedado y al introducirlas en bolsas de congelación quitarles el resto de aire que pueda haber quedado antes de cerrarla.

Frutas: para congelarlas se recomienda lavarlas y/o pelarlas previamente, y cubrirlas con azúcar o almíbar. La proporción es de 250 gramos por cada kilo de fruta. Con respecto al almíbar, las recomendaciones son, según la concentración:

-Utilizar al 30 por ciento en casos como el melón, la naranja y el pomelo, al 40 por ciento, para los duraznos o albaricoques, y al 50 por ciento para los melocotones, ciruelas, piñas, manzanas, etc.

También se aconseja utilizar bolsas de congelación o recipientes duros con tapa hermética, en especial, para los que se congelen con almíbar.

Con respecto a las carnes y pescados, ya son más delicados para conservar por su mayor generación de toxinas. En el primer caso, se les deberá retirar el exceso de grasa, piel o eventualmente huesos. Luego se deberán trozar según las porciones que luego se quieran hacer, y envolver cada una en hojas de plástico o de aluminio.

En el segundo, se les deberá quitar las escamas, la cabeza, lavar y secar, y envolver en hojas de plástico o de aluminio.

En cuanto  los huevos debe decirse que no pueden congelarse enteros, ya que al dilatarse su contenido es muy probable que su cáscara se rompa. Las yemas, por su parte, revientan al llegar al punto de congelación, aunque las claras solos sí se pueden congelar, lo que podría hacerse en frascos de vidrio o cristal. Siempre será conveniente colocar en una etiqueta la fecha de entrada.

El proceso de descongelación podrá hacerse bien colocándolos en la nevera o a temperatura ambiente.

Toma nota de los siguientes consejos prácticos: escoge siempre los recipientes más adecuados, con tapas herméticas que cierren bien y que no permitan el derrame de líquidos, en caso de que los haya.

Así también, deberá recurrirse a recipientes rígidos cuando se trate de platos preparados, envases aptos para congelador y para microondas, ya que permitirán la congelación, descongelación y el calentamiento posterior en el mismo recipiente.

Otro detalle: cuidar que los envases que se utilicen estén libres de grietas o fisuras.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz