Consejos naturales para hacerle frente a la tristeza

Ciertos alimentos y más riesgo de depresión 1

La tristeza es un estado emocional que puede deberse a varios factores de la vida, pero con el que todos alguna o muchas veces hemos tenido que convivir. Un cambio importante, una desilusión, una pérdida o una enfermedad puede ocasionarnos un estado anímico particular que nos sumerja en la tristeza y desesperanza.

En este post de Vitadelia, veremos algunos puntos sobre ella y consejos para tratar de sobreponerse a ella de manera natural.

Alimentación

Quizás desconocías, pero muchas veces la tristeza puede ser una consecuencia inconsciente de falta de energía y vitalidad, en cuyo caso, el consumo de alimentos vivos, crudos y nutritivos, puede ser un excelente primer paso.

En este sentido, tendrás que dejar de lado los alimentos precocinados y envasados (la dieta occidental se basa hoy en día en ellos) y optar por alimentos vivos: frutas y vegetales crudos, zumos y ensaladas elaboradas en el momento, frutos secos crudos, semillas crudas, legumbres germinadas, setas y algas, es decir, todos alimentos sin cocinar, orgánicos en lo posible y naturales.

El sistema nervioso

Los estados de ánimo están directamente vinculados con el sistema nervioso, que es el encargado de regular las reacciones que tenemos ante lo que acontece en la vida. Si nuestro sistema nervioso no está fuerte y en equilibrio, entonces puede haber reacciones desequilibradas ante lo que suceda, y, ante situaciones difíciles, caer enseguida en tristeza profunda o incluso en cuadros de depresión.

Para regular el sistema nervioso, podrás incorporar los siguientes alimentos: levadura de cerveza, rica en vitaminas del complejo B, es ideal para mantener el sistema nervioso saludable y funcionando; alga espirulina, polen -otro suplemento ideal para la salud nerviosa-, cacao y avena, entre otros.

Más ideas alternativas

Los colores también tiene la capacidad de influir en nuestro estado anímico, así que si estás pasando por una situación de tristeza, nada de azules, negro o colores oscuros para la ropa y para colocar a tu alrededor: busca más bien colores vivos y con características específicas y beneficiosas sobre nuestro humor.

Amarillo: un color que propicia el equilibrio y anti depresivo.

Naranja: es el color del optimismo y que potencia la creatividad.

Rojo: el color más energético y estimulante de todo el espectro.

Verde: es uno de los colores más presentes en la naturaleza, y como tal, ayuda a conseguir el equilibrio, al tiempo que aporta armonía y es sanador.

Turquesa: esta combinación de azul con verde aporta tranquilidad y serenidad, y es recomendado para quienes además de tristeza sufren de ansiedad y nerviosismo.

Se puede comenzar incorporando estos colores en la vestimenta, en detalles o accesorios, como hebillas, pañuelos, pulseras, pendientes, bolsos, etc. En tu casa, también busca sumar adornos, cuadros o cualquier elemento que los tenga, para sumar vitalidad y equilibrio a tu entorno.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz