Consejos, mitos y verdades sobre la primera dentición en los pequeños

Si tienes niños seguro has pasado por el proceso de dentición de tu pequeño, o estés viviéndolo o próximo a hacerlo. Como en todo, existen dudas, miedos, verdades e inclusos mitos en relación con los dientes de leche y su recambio. Compartamos en esta ocasión algunos datos que podrán ser de gran utilidad.

Cuando se trata de un bebé, las señales más claras de que está por cortar los dientes es que babea más, y que las encías se hinchan, e incluso pueden mostrar algunos pequeños hematomas. También puede suceder que el pequeño no quiera comer como de costumbre, y rechace los alimentos, ya que el proceso es molesto.

Ante esto, el bebé puede mostrarse también más irritable, ya que cuando cada diente que está naciendo hace presión desde dentro y corta la encía el niño experimenta malestar y dolor. Por esta misma causa, es posible que se altere su sueño y normal descanso. Ante este cuadro, lo mejor que los padres pueden hacer para ayudarlo en su proceso es facilitarles algún elemento frío y duro que pueda morder (vienen incluso unos mordedores refrigerantes).

También se les podrán hacer suaves masajes sobre las encías. Ya si la molestia es muy intensa, entonces quizá habrá que recurrir a una consulta con el pediatra, quien podrá recetar algún analgésico adecuado para el bebé.

Si bien pueden darse estos síntomas, algunos mitos existentes es que la aparición de las piezas dentales les provoca resfriados, fiebre, diarreas o incluso infecciones. En cuanto a lo primero, la gran mayoría de los especialistas coinciden en que la dentición no causa fiebre, sino que puede deberse a otras cuestiones, para lo cual habrá que llevarlo al pediatra para que identifique cuál es y recete el mejor tratamiento para el caso.

Con respecto a lo segundo, lo que sí puede suceder que el pequeño, en su desesperación, se lleve todo lo que encuentre a la boca, por lo que le llegan más gérmenes a su sistema digestivo. Asimismo, como al tener más dientes el pequeño empieza a consumir otros alimentos, éstos pueden ligerarlo al principio, pero luego se irá acostumbrando a la nueva dieta.

Finalmente, vale desterrar otra falsa creencia, que puede terminar siendo muy perjudicial para la salud buco dental del bebé y niño: el creer que los dientes de leche no pueden tener caries y que por ende pueden pasar sin una cuidada limpieza. Las caries pueden generarse incluso en el primer diente. Por este motivo, la higiene y el educar al pequeño desde sus primeros años en cómo lavarse correctamente los dientes es más que necesario.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz