Consejos básicos para bajar de peso y comer sano

Comer sano es lo más recomendable, sobre todo si eres de aquellas personas conocidas como “de buen comer”, que no contemplan las cantidades y la calidad de los alimentos que consumen.

Pero lo más difícil es comer sano y adelgazar, porque no tenemos un sólo objetivo, que es el de alimentarnos mejor, sino también, debemos bajar de peso, por cuestiones de salud, principalmente.

Para poder llevar a cabo una alimentación sana y, a la vez, adelgazar, puedes tener en cuenta los siguientes consejos que te daremos para lograrlo de la forma más eficaz.

1- Bebe dos vasos de agua antes de desayunar

Hidratarnos es esencial para las personas, recordemos que gran parte de nuestro cuerpo está compuesto por agua. El agua purifica, desintoxica el organismo y además puede ser saciante.

Se recomienda que, antes de desayunar, tomes dos vasos de agua, para ayudar a tu organismo a prepararse para la ingesta de alimentos y evitar la obesidad.

También se puede hacer lo mismo antes de otras comidas. Según lo explica la Sociedad Americana de Química (ACS por sus siglas en inglés) beber agua antes de comer ayuda a perder peso.

2- Empieza comiendo fruta desde muy temprano

En una dieta sana que ayude a evitar el sobrepeso debe contener, al menos, cinco piezas de frutas y verduras.

De esta manera, ganaremos vitaminas, fibra y minerales, que son imprescindibles para aumentar las defensas, reforzar el sistema inmunológico y mantener la presión arterial estable.

Este tipo de alimentos son ricos en antioxidantes, que luchan contra los radicales libres, los responsables del envejecimiento y de algunas enfermedades como el cáncer.

3- Realiza dos tentempiés sanos

Come pocas cantidades y en diferentes momentos del día. En estos casos, consume los famosos tentempiés, que son ideales para no llegar con demasiada hambre a las comidas principales: la comida y la cena.

Los tentempiés le dan al organismo la energía que necesita para seguir funcionando, puede ser una fruta, un lácteo y algunas proteínas.

Puedes llevar a tu trabajo un sándwich de pavo o queso hecho en casa, pero sin salsas ni aderezos que puedan incrementar la ingesta calórica, a ésto, le agregas una manzana.

4- Come despacio

Cuando comemos lento, se segregan hormonas que ayudan a controlar el hambre. En este caso, se incrementa la sensación de saciedad.

Por otro laso, cuando comemos rápido, no se liberan estas hormonas y tenemos la necesidad de ingerir más alimentos. El funcionamiento del estómago es l siguiente: tarda unos 20 minutos en enviar la señal al cerebro de que está lleno. Ahora puedes entender que al comer despacio, sabes cuándo parar si estás verdaderamente satisfecho y no lleno, como se dice habitualmente. De esta forma, no sólo evitas la sobre ingesta de alimentos, sino también la desagradable sensación de pesadez.

Vía: dietas.about.com

Compartir en Google Plus

Acerca de Daniela Deicas

Comunicadora social, periodista, trabajadora en varios rubros, redactora por naturaleza... Siempre buscando más, de eso se trata.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz