Consecuencias de la falta de control sobre tu estrés

Consecuencias de la falta de control sobre tu estrés 1

El estrés es una alteración de los nervios y una tensión que provoca reacciones en nuestro cuerpo, que muchas veces pueden empeorar y causarnos más de un malestar. Generalmente, se produce ante una situación que no podemos controlar y que, muchas veces, no nos damos cuenta de que nos está perjudicando. No siempre se relaciona con actividades que no queremos hacer, muchas veces, derivamos en nuestro trabajo o nuestra familia, diferentes malos momentos que vivimos y desatamos así el estrés en todos los ámbitos de nuestra vida.

No está demás decir que el estrés se debe controlar, ya que las personas que lo padecen, quizás, aún no se dieron cuenta de que lo sufren. Por eso, es bueno detectarlo a tiempo para no sufrir consecuencias futuras.

Controla tu estrés

El principal motivo por el cual debes controlar tu estrés, es porque existe una relación muy estrecha entre el estrés emocional y los eventos coronarios.

Sin embargo, no existe la forma de cuantificar el grado de estrés emocional, es decir, lo tienes, pero no sabes en qué medida. Por ejemplo, el infarto agudo de miocardio tiene un riesgo de aumento del doble de lo normal durante las dos horas siguientes en las que ha ocurrido un episodio significativo de alteración emocional, tales como una discusión o una mala noticia.

Factores de riesgo

Algunas personas tienen mayores posibilidades de sufrir alguna dolencia repentina debido al estrés, se trata de aquellas personas con un perfil psicológico tipo A. Se trata de individuos competitivos, muy autoexigentes, apegados al trabajo y obsesionados con el éxito.

Éstas son algunas de sus características:

♦ Velocidad, impaciencia, irritabilidad, siempre tiene prisa.

♦ Estilo dominante y autoritario.

♦ Dificultad para conocer y expresar las emociones.

♦ Actitud hostil, dura, competitiva.

♦ Gran implicación en el trabajo, con tendencia a la actividad permanente. Consideran el descanso o el ocio como pérdidas de tiempo.

♦ Preocupación por el rendimiento y los resultados finales, más que por el disfrute de la actividad mientras se realiza.

♦ Pocos intereses y relaciones personales al margen del trabajo.

Vía: fundacióndelcorazón

Compartir en Google Plus

Acerca de Daniela Deicas

Comunicadora social, periodista, trabajadora en varios rubros, redactora por naturaleza... Siempre buscando más, de eso se trata.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz