Con motivo del Día Nacional de la Nutrición se advierte sobre la mala alimentación de los españoles

Si bien se podría tener una mejor dieta, la verdad es que el español promedio se alimenta mal, y bastante alejado a la dieta Mediterránea, así se ha recordado con motivo de la celebración del Día Nacional de la Nutrición que tiene lugar este martes 28 de mayo.

No sólo se comen raciones excesivas, sino que también se abusa de las grasas y los hidratos, y ello sumado a un estilo de vida mayormente sedentario, las consecuencias saltan a la vista: alto índice de sobrepeso y mayores problemas de salud con el tiempo.

Según la última Encuesta Nacional de Salud (2012), la obesidad y el sobrepeso afecta a más del 53 por ciento de la población adulta, y un 45 por ciento de niños españoles también sufre de exceso de peso. Las cifras son alarmantes.

Estamos abandonando a pasos agigantados la dieta mediterránea que practicaban nuestros abuelos, aquella basada en leguminosas, pero en pocas cantidades, y con bastante fruta, verdura y pescado“, aseguró al respecto Ángel Gil, presidente de la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) y catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Granada.

Otro punto que se desprende de los últimos análisis disponibles, si bien los españoles estarían bien nutridos, se está observando un déficit de vitamina D.

Esta carencia se debe en parte a una falta de exposición solar (una persona debería tomar el sol una media de 15 minutos cada día) y a una dieta también deficiente en dicha vitamina (en un 20 por ciento de los casos).

Según Gil, “el 95 por ciento del sobrepeso y la obesidad se debe a malos hábitos, condicionados por un cierta susceptibilidad génica, pero sobre todo por malos hábitos“. De este modo, se enfatiza en la importancia de la educación y de los hábitos adquiridos desde pequeños.

Pero además de la nutrición, una de las patas del problema, el sedentarismo juega un papel crucial en este problema: “Cuando una persona tiene sobrepeso no solo es por la dieta, sino porque no gasta la suficiente energía. Los niños hacen actividad sedentaria en lugar de actividad física intensa“, destacó el catedrático.

La solución está en una mayor conciencia, medida y en suplir alimentos ricos en grasas por otros más naturales y nutritivos. Una vida más activa y libre de estrés, también harán la diferencia en el peso promedio (y estado de salud) de la población española.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz