¿Cómo se trata la enfermedad de Sjögren?

Esta patología autoinmunitaria puede afectar muy negativamente a la calidad de vida

¿Cómo se trata la enfermedad de Sjögren? 1

La enfermedad de Sjögren es una patología muy frecuente que afecta, principalmente, a las glándulas salivales y lagrimales. Puede dificultar de forma muy seria la realización de tareas cotidianas, empeorando la calidad de vida de quien lo padece.

Sequedad de boca y ojos son los síntomas más característicos de esta patología pero hay otros muchos como la dificultad para hablar, masticar y tragar alimentos sólidos, visión borrosa, sensación de quemazón o arenilla dentro del ojo, gran sensibilidad a la luz e hinchazón y enrojecimiento de encías.

Además,puesto que se trata de una enfermedad inflamatoria, puede llegar a provocar inflamación en otras zonas del cuerpo como garganta, articulaciones y músculos.

Por otra parte, en lo que respecta a sus variantes, existen dos tipos de síndrome de Sjögren: primario y secundario. El síndrome primario hace su aparición solo, sin estar asociado a otras enfermedades. En cambio, el síndrome secundario siempre se presenta relacionado con otra enfermedad autoinmune, como la artritis reumatoide, lupus o esclerosis múltiple.

El tratamiento del síndrome

Afortunadamente, existen tratamientos efectivos contra la enfermedad de Sjögren, que varían en función de los órganos afectados.

Las revisiones oftalmológicas periódicas sirven para detectar la enfermedad, realizar un correcto diagnóstico y, una vez iniciado el tratamiento, comprobar su evolución.

Según explican los especialistas de la clínica oftalmológica Novovisión, uno de los centros de referencia en nuestro país en el abordaje de problemas oculares, el tratamiento del síndrome de Sjögren siempre incluye el uso de lágrimas artificiales aplicadas por el paciente varias veces a lo largo del día. Además, también son indicadas gotas oftalmológicas para reducir la inflamación.

Por otra parte, hay una serie de medidas que debe tomar el paciente mientras recibe tratamiento contra el síndrome de Sjögren. Una de las principales acciones es usar gafas de sol para evitar el exceso de luz y limitar las agresiones externas a un ojo que ya está suficientemente dañado. Entre estas agresiones una de las más perjudiciales son las corrientes de aire y el viento. Otra medida es beber agua varias veces al día, con mucha frecuencia, para propiciar la hidratación. Y el afectado no ha de tomar alimentos ni bebidas que sean demasiado azucaradas.

Para finalizar, las revisiones anuales al oftalmólogo una vez tratado el síndrome de Sjögren son obligatorias. Además, las personas con ojo seco, que es un problema recurrente, deben acudir a un oftalmólogo especializado en esta afección.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz