Cómo combatir la eyaculación precoz

Cómo combatir la eyaculación precoz 1


La eyaculación precoz es una de las afecciones de salud sexual más comunes entre los hombres. No existe una edad determinada a partir de la cual se sufre esta patología con mayor frecuencia, pero es, junto a la disfunción eréctil y la falta de deseo sexual, las afecciones más comunes en la salud sexual masculina.

La eyaculación precoz consiste en una expulsión súbita de semen, de forma incontrolada, antes del momento deseado por el varón, que no es capaz de controlar el reflejo eyaculatorio. En ocasiones se produce incluso antes de iniciar la penetración. Además de provocar relaciones sexuales poco satisfactorias, esta afección ocasiona la falta de autoestima en muchos hombres. Se calcula que el 30% de los hombres padecen de manera frecuente estos episodios y el 70% de ellos lo han sufrido en alguna ocasión.

Síntomas de la eyaculación precoz

Son los síntomas los que definen este trastorno y son la pieza clave que van a permitir un diagnóstico certero por parte del especialista. Los hombres que sufren este trastorno perciben la incapacidad de controlar la expulsión del semen antes de cumplirse un minuto en la penetración.

Otro síntoma importante es que esta afección viene precedida de una ansiedad causada en paciente por la incapacidad de controlar el acto sexual. Los problemas de eyaculación precoz pueden generar estrés emocional.

En ocasiones, la eyaculación precoz se acompaña también de disfunción eréctil. En estas situaciones, otro de los síntomas es el de la incapacidad de mantener la rigidez suficiente en el pene como para mantener un acto sexual pleno.

Cómo tratar la eyaculación precoz

El tratamiento de la eyaculación precoz va a depender del grado de gravedad del caso y de lo que afecte al paciente. En todos los casos se recomienda consultar con un especialista, que será el encargado de indicar cuáles son los pasos a seguir.

Habitualmente el primer paso es recibir terapia psicológica. Los especialistas ofrecen información correcta sobre el problema, para que identifique las sensaciones que preceden al orgasmo y sea capaz de canalizar de manera adecuada la excitación sexual y el reflejo eyaculatorio.

En la terapia psicológica es también recomendable que la pareja también forma parte, para establecer una buena comunicación y que el hombre no se sienta presionado.

Habitualmente, con terapia psicológica y diferentes ejercicios mecánicos de fortalecimiento del pene y la excitación suele ser suficiente, pero para casos extremos se suele aconsejar tratamiento farmacéutico basado en la inhibición de la recapacitación de la serotonina, pues ayuda a retardar la eyaculación.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz