Comida sana para llevarse a la playa: recomendaciones

Comida sana para llevar

La playa os está llamando… ¿lo notáis? Hace mucho calor, cada vez más, y tenemos la sombrilla preparada para ponernos a tomar el sol. Ya hemos hablado sobre cómo protegeros contra los rayos solares y no es de eso de lo que hoy hablaremos, aunque sí nos concentraremos sobre la playa. El tema de hoy es la comida sana que podéis llevaros en vuestras visitas. Porque a todos nos gusta pasar el día completo en la playa, comer con la familia y divertirnos mientras estamos rodeados de un buen ambiente y del componente de relajación que todos necesitamos al menos una o dos veces a la semana.

Comida sana para la playa

Hay distintos platos que siempre deberían acompañarnos cuando nos vamos a la playa. Cuando salimos de casa siempre llevamos la toalla, la bolsa de verano, el móvil y esas cosas, pero coincidiréis con nosotros cuando decimos que tampoco puede faltar una buena tortilla de patata. Es obligatoria, dicho de manera muy directa y real. Una tortilla de patata lo tiene todo. Gusta prácticamente a todos los miembros de la familia (aunque es mejor que la hagamos sin cebolla, porque siempre hay quien no la soporta), se conserva bien durante el día, se transporta mejor que bien y nos la podemos comer de dos formas: con el tenedor o en bocadillo. Quienes sean de más comer se la pueden poner en un trozo de pan y disfrutarán de lo lindo. Eso sí, pensemos que la tortilla de patata puede ser una comida pesada, sobre todo según cómo la cocinemos, así que después de comer os recomendamos ejercicio. Os queda toda la tarde para poneros en marcha, jugar a un deporte en la arena, nadar o simplemente caminar si vuestro cuerpo ya no está para demasiados trotes.

Si sois originales podéis hacer la tortilla de patata, pero cambiando el ingrediente principal. Por ejemplo, la receta con espinacas también es una comida saludable y la digeriréis mucho mejor. Hay muchos sabores que se pueden tener en cuenta, pero como decíamos antes, asegurémonos de que les gusta a todos los miembros de la expedición, porque no queremos que alguien se quede sin comer después de decir “a mi no me gusta”.

Ensalada de pasta

Uno de los clásicos para quienes prefieren evitar las ensaladas clásicas. La ensalada de pasta proporciona una mayor dosis de energía y no está nada mal, porque asumimos que en la playa nos pasamos el día haciendo deporte y cansándonos en el proceso. La ensalada de pasta podemos prepararla de forma anticipada, porque resiste muy bien y tiene la ventaja de que se puede condimentar con muchos sabores diferentes. A nosotros nos gusta ponerle tacos de jamón de york o de pavo, un poco de queso, aceitunas, pimiento verde y rojo, así como alguna nuez, para crear una receta variada. Si queréis más aporte también le podéis añadir croutons para que tenga un poco de pan. Sobre el aliño, recomendamos evitar los de fabricación industrial, porque al final no acaban ayudando a que la digestión sea sencilla y que optéis por la combinación clásica, formada por vinagre balsámico de módena y aceite de oliva. Con mahonesa no acabamos de recomendarla debido al calor que hace en la playa y lo último que queremos es ponernos enfermos.

Comida parala playa

Otras ensaladas

Los más clásicos se pueden hacer la ensalada mediterránea o la variada y así consumir una gran cantidad de lechuga como elemento principal. A los demás les recomendamos que prueben recetas alternativas o que incluso hagan pruebas de manera original con alimentos específicos. Algunos de los ingredientes que podéis introducir en la receta incluyen pollo, salmón o manzana. La ensalada de patata puede ser un poco más consistente y no hay que abusar de ella, pero es muy refrescante y eso le proporciona puntos a favor para confiar en ella. Una ensalada es prácticamente la unificación de todos los ingredientes que os gusten con una base específica, que puede estar formada por arroz, lechuga o pasta. A partir de ese concepto os dejamos que vosotros mismos innovéis un poco.

Quesadillas

Este es un plato que viene de México y que cada vez se consume más en nuestra dieta, sobre todo entre personas jóvenes. Ya no se limita a ser uno de los ingredientes de las noches de comida mexicana, sino que aporta variedad y facilidad para otro tipo de situaciones. Para comer en la playa es una muy buena opción, porque proporciona comodidad al comerse sin cubiertos, pero sin estar frito como croquetas, fingers y otras cosas que es mejor evitar. Por otro lado, con las quesadillas ocurre algo parecido a las ensaladas: podemos rellenarlas con los ingredientes que más nos gusten. Una vez las hemos rellenado las calentamos y ya tendremos un plato estupendo que soportará el paso del día muy bien y que podremos disfrutar de la playa de una manera muy satisfactoria si pensamos en comida sana.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz