Cócteles para adelgazar, ¿en qué consisten? (II)

obesidad cocteles para adelgazar

En un post anterior veíamos en qué consisten, por lo general, los llamados “cócteles para adelgazar“, que suelen ser laxantes, diuréticos, hormonas y anfetaminas o una mezcla de ellos, lo cierto es que su uso indebido o abusivo puede terminar perjudicando la salud.

Según un artículo que salió publicado en el portal de internet del especialista argentino Alberto Cormillot los restantes elementos presentes en estos cócteles son los siguientes, y pueden desencadenar en los siguientes problemas si se toman de manera irresponsable:

*Anfetaminas: Si bien en un pasado se emplearon para luchar contra la obesidad, hoy en día el panorama ha cambiado: ya no se recomiendan para tal fin ya que existe un alto riesgo de desarrollar dependencia, y porque pueden llegar a generar complicaciones psicológicas, neurológicas y cardiovasculares severas.

Cuando una persona toma habitualmente anfetaminas puede desarrollar ciertos síntomas entre los que destacan la irritabilidad, insomnio, agresión, depresión, aumento de la presión arterial, taquicardia, hipertensión pulmonar, hemorragia cerebral , y en los casos más serios, puede desencadenar en la muerte .

Las personas que están consumiendo anfetaminas suelen tener conductas extrañas o repetitivas, por lo general hostiles y agresivas, además, les cuesta descansar.

* Hormona tiroidea: Su uso farmacológico es para tratar problemas tiroideos como el hipotiroidismo, mixedema y/o cretinismo. Lo cierto es que esta hormona en dosis importantes puede producir graves complicaciones de salud como palpitaciones, taquicardia, nerviosismo, insomnio, diarrea, alteración del equilibrio hormonal, aumento de la presión arterial, intolerancia al calor, entre otros.

Además, se debe tener aún mayor precaución en pacientes que tengan problemas cardíacos o sufran de hipertensión.

* Sedantes: Algunos “médicos” o comerciantes de la salud sugieren también el uso de sedantes, ya que aducen como posibles causas de la obesidad al estrés y a la ansiedad, por lo que los individuos se vuelcan a la comida como modo calmar esos síntomas. El uso de sedantes, de acuerdo a este razonamiento, bajaría los niveles de ansiedad y evitaría la tendencia a comer de más.

Sin embargo, si bien es cierto que el estrés puede llevar a muchas personas a comer de manera desmedida, el uso de sedantes no soluciona la causa subyacente del malestar (ya sea un problema orgánico o psicológico) y por lo tanto no es de ayuda en la lucha contra la obesidad.

Además, su uso no justificado puede tener consecuencias graves sobre la salud que van desde la adicción hasta, en casos extremos, llevar al suicidio. Menos graves pero también preocupantes son otros efectos secundarios como problemas de la piel, del hígado, vértigo y otros.

En la actualidad, son sólo dos los medicamentos autorizados para tratamientos de la obesidad a largo plazo: la sibutramina, que induce a la saciedad al actuar sobre el sistema nervioso, y la orlistat, que reduce la cantidad de grasas absorbidas por el sistema digestivo. Claro que ambos deben ser recetados por el médico y tener un seguimiento profesional.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz