Cinco sociedades médicas elaboran un documento con recomendaciones para evitar la deshidratación en verano

deshidratación

Unas cinco sociedades médicas españolas han lanzado un documento con una serie de recomendaciones para evitar la deshidratación en verano, época del año en que el calor y la mayor transpiración nos hacen perder más cantidad de líquidos, de aquí la importancia de reponerlos como corresponde para evitar un estado de esta naturaleza.

Desde un primer momento, se puede producir una pérdida de apetito, y disminuir nuestra producción de orina, es posible que también se experimenten calambres, taquicardia, dolor de cabeza, mareos y un estado de desorientación, estos son los primeros síntomas de una deshidratación que, incluso, en casos extremos pueden llevar a un estado de coma y, posteriormente, a la muerte.

Por este motivo, para informar a la población y evitar este problema la Asociación Española de Gastroenterología (AEG), la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) y la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD) han elaborado el documento “Recomendaciones en procesos de rehidratación y deshidratación leve”.

Este trabajo podrá consultarse en las respectivas páginas web de las Sociedades Médicas Científicas al tiempo que se distribuirán ya impresas en las consultas de Atención Primaria y en las Consejerías de Salud.

Bien, aprovechemos la ocasión para hacer un repaso de algunas de estas recomendaciones, y de la misma boca de los expertos involucrados en su redacción:

*Esencial es beber líquido de forma constante, incluso aunque no aparezca la sensación de sed: “Es conveniente ingerir de 4 a 10 vasos de líquidos al día, aunque no se tenga sed, especialmente en situaciones de calor. Se aconseja la ingesta de agua y otras bebidas que son clave para asegurar una buena hidratación”, según las palabras de el doctor Luis Bujanda, vicesecretario de la Asociación Española de Gastroenterología (AEG).

*Así también se debe procurar “consumir ciertos alimentos con un alto porcentaje de agua puede ayudar a mantener un buen nivel de hidratación: frutas y verduras (melón, sandía, fresa, pomelo, uva, naranja, tomate, zanahoria, calabaza, etc.)”, indicó Pilar Matía, especialista de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

*En cuanto a la relación ejercicio/sudoración/hidratación, el doctor Alberto Sacristán, miembro del Grupo de Trabajo de Alimentación y Nutrición de la semFYC advirtió que la percepción de la sed puede verse alterada, y añadió que para prevenir la deshidratación y mejorar el rendimiento “es conveniente hidratarse antes, durante y después de realizar ejercicio físico, y evitar practicarlo en los momentos del día de mayor calor“.

Vía DiariodeSalud

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz