Cinco preguntas frecuentes y sus respuestas sobre los antibióticos

Cinco preguntas frecuentes y sus respuestas sobre los antibióticos 1

Los antibióticos han cambiado la vida de la humanidad: antes de su aparición, la gente moría por infecciones que no se podían detener. Hoy día, la gran mayoría de los ataques por bacterias son fácilmente combatidos si se hace un correcto tratamiento con antibióticos específicos. Ahora bien, puede suceder a veces que ante la repetición de los antibióticos, las bacterias se vuelvan resistentes y ya no se obtenga el resultado deseado.

Para aprender más sobre los antibióticos, su naturaleza y acción te contamos en esta ocasión en Vitadelia varios datos de interés para conocer más y saber cómo actuar llegado el momento, a través de preguntas que la gente se puede hacer a menudo.

¿Cuál es la relación entre virus, bacterias y las infecciones humanas?

Muchas de las enfermedades que se producen en los humanos tienen su origen en virus o bacterias de tamaño microscópico que solo pueden verse por intermedio de un microscopio de alta potencia.

Las bacterias son los microorganismos vivos más presentes en el planeta y habitan todo el organismo humano, sobre todo la piel, el tubo digestivo y todos los orificios del cuerpo.

Cualquier bacteria tiene el potencial de causar una infección, no obstante, esta potencialidad agresora se ve autolimitada por su ambiente y por la acción del resto de las bacterias con las que convive en el organismo. Es gracias a este equilibrio natural que humanos y bacterias se benefician de esta convivencia.

Los virus son agentes infecciosos que necesitan de otros microorganismos o células para multiplicarse. De tamaño aún más pequeño que las bacterias, pueden incluso ingresar y salir de ellas. Entre los virus más conocidos se encuentra el de la gripe, el del sida, la rubéola, la varicela y el sarampión, entre otros.

¿Cuáles son los antibióticos más comunes?

Dentro de los antibióticos más frecuentemente recetados se encuentran los betalactámicos (penicilinas), los macrólidos (eritromicina) y las quinolonas (las de última generación como el norfloxacino).

En el ámbito hospitalario es también común el uso de los aminoglucósidos, que solo deben ser suministrados bajo constante control médico, ya que son administrados por vía intravenosa y pueden presentar reacciones adversas como daño renal o pérdida auditiva en dosis elevadas.

¿Cómo actúan los antibióticos?

Cada antibiótico tiene su forma de actuar, y por ello, pueden combinarse. Los principales mecanismos de actuación son dos: están los que destruyen la membrana que rodea a la bacteria y hacen que explote (como el caso de la penicilina); y los que interfieren con la síntesis de proteínas de los procesos vitales de la bacteria (macrólidos) o que impiden la replicación del material genético (quinolonas) y por tanto su proliferación.

¿Por qué los antibióticos no son útiles contra los virus?

Se trata de agentes de distinta naturaleza, los antibióticos no son efectivos contra los virus ya que se dirigen a las membranas bacterianas que poseen características distintas a estos últimos o a los procesos internos que permiten la vida a las bacterias que no existen en los virus.

Los antivirales tienen efectos específicos contra los componentes de los virus, rutas que no existen en las bacterias y que por tanto no son útiles para las infecciones que éstas producen.

 ¿Por qué no se debe suspender el tratamiento?

Los antibióticos se pueden dividir en bactericidas, que eliminan de por sí las bacterias, o en bacteriostáticos, que no matan a la bacteria pero que impiden que se reproduzca y dejan al organismo que se deshaga de ellas.

De ahí también la importancia de no suspender el tratamiento porque aunque los síntomas desaparezcan el fármaco y el organismo requieren de un tiempo para eliminar todas las bacterias o bien para que el organismo pueda deshacerse de ellas.

Cada antibiótico y mecanismo de actuación dependen del principio activo empleado en el medicamento y el tiempo que permanezca en sangre a niveles de concentración suficientes para actuar frente a la bacteria que ocasiona la infección.

Vía 20minutos

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz