Cinco mitos para tener en cuenta con respecto al peso y la salud

El problema del sobrepeso y la mal nutrición sigue estando a la orden del día, en especial, en las sociedades occidentales. Un equipo de expertos del Servicio Nacional de Salud de Estados Unidos han recordado al respecto que la clave para mantener la salud y un buen peso corporal radica en consumir todos los grupos de comidas, en su justa medida.

Vale recordar que según la Organización Mundial de la Salud, la obesidad afecta a 300 millones de personas en el mundo, y cerca de 2,6 millones mueren cada año por problemas asociados a ella.

Con el fin de mejorar la salud, la calidad y esperanza de vida, este grupo de profesionales refutaron unos cinco mitos relacionados con la comida y el control del peso.

*En principio, se explicó que los alimentos catalogados como “light” o “bajos en grasa” no siempre son sanos ni signifique que se pueden ingerir en grandes cantidades. Si bien es cierto que suelen contener menos cantidad de grasas y calorías que otras variedades “enteras”, ello no quiere decir que sean totalmente libres de grasas y que sean totalmente saludables. Por caso, aunque se trate de un postre light, si se tiene problemas con el peso, no se deberá abusar, por que sí podría contribuir con una cantidad considerable de calorías que estropee la dieta.

*Los expertos se refirieron a otra falsa creencia generalizada: muchas veces se considera que evitar los carbohidratos ayuda a mantenerse dentro del peso normal, pero lo cierto es que estos alimentos, como el arroz, la pasta, el pan y las patatas deben equivaler al 30 por ciento de lo que se consume a diario.

*Tampoco será la solución el “comer poco”, el organismo requiere de energía y nutrientes para funcionar y estar sano, la clave estará en no sobrepasar las calorías, pero sí consumir variedad de alimentos en su justa medida. De todos modos, siempre habrá que tener presente que la dieta deberá basarse en frutas, verduras y cereales, y por el contrario reducir el consumo de azúcares y grasas.

*No toda la grasa es igual: no es lo mismo la grasa saturada, presente en productos de origen animal, que las insaturadas, de origen vegetal. Las peligrosas son las primeras, mientras que las segundas, en la proporción adecuadas, sí son necesarias y pueden incluso contribuir a bajar el colesterol.

* Finalmente, los médicos quisieron recordar que no siempre el no agregar sal a la comida significa que uno no está consumiendo sal. Resulta que cerca del 75 por ciento de la sal que se ingiere es a través de los alimentos que compra, y no en la sal que se agrega al plato.

Vía Yahoo.com.ar

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz