Cinco claves que te ayudarán a dejar de fumar

 

Dejar-de-fumar

Lo primero que un médico le puede decir a una persona que quiere comenzar a dejar de fumar es que se trata de una decisión que genera mucha ansiedad y es muy complicado si se sufre de sobrepeso porque, generalmente, se gana peso cuando se deja el cigarrillo.

Sin embargo, es posible dejar de fumar y no engordar. Sólo se trata de paciencia, esmero y compromiso.

1- La nicotina, la clave

La nicotina es una de las sustancias más importantes del cigarrillo y actúa sobre el sistema nervioso central provocando dependencia psíquica. También, aumente el metabolismo basal y la pérdida de apetito. El metabolismo basal es la cantidad de energía consumida por una persona durante un lapso de reposo.

Cuando una persona deja de fumar, se genera ansiedad y disminuye el metabolismo basal y aumenta su apetito. De esta forma, estos efectos pueden evitarse o disminuirse si se controla la alimentación y si se realiza una práctica de ejercicio físico de manera rutinaria.

2- Las comidas a horario, otra de las claves

Lo más importante es que se establezca un orden de comidas que evite comer entre las mismas. Esta nueva dieta que se comenzará, debe incluir tentempiés equilibrados.

El secreto está en ingerir con frecuencia algunos alimentos poco energéticos. De esta forma, vamos a evitar el hambre y la ansiedad.

Beber con más frecuencia nos ayudará a aumentar la sensación de saciedad y a hidratarnos. Las mejores alternativas son: agua, zumos e infusiones.

3- Los antioxidantes también son importantes

Los antioxidantes tienen que estar presentes en esta dieta porque ayudarán a eliminar los tóxicos acumulados por el tabaco. Por este motivo, lo ideal es consumir -como mínimo- cinco raciones de frutas y verduras. Aquellos verduras más importantes son las depurativas como los espárragos, las alcachofas, el apio, etcétera.

4- Lo que se debe evitar

Evita por completo los alimentos que puedan incitarte a fumar como el café o cualquier excitante. También es muy conveniente que utilices algún análogo a la nicotina como chicles o parches. Éstos, te ayudarán a controlar el síndrome de abstinencia.

5- Ejercicio físico, imposible no incluirlo

Uno de los métodos más eficaces para dejar de fumar y no subir de peso es el ejercicio físico. La práctica diaria de algún deporte, el que más te guste, será el aliado ideal para quemar calorías y controlar la ansiedad generada por la falta de nicotina, una de las sustancias causantes de graves enfermedades, que puedes evitar.

Vía: hola.com

Compartir en Google Plus

Acerca de Daniela Deicas

Comunicadora social, periodista, trabajadora en varios rubros, redactora por naturaleza... Siempre buscando más, de eso se trata.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz