Cerca del 2% de los españoles sufre de gota

Aunque uno pueda pensar que la gota sea una enfermedad “del pasado”, la realidad es que sigue estando presente: según datos estadísticos disponibles, la gota afecta al 2 por ciento de la población en España, y ha crecido un 50 por ciento en los países desarrollados durante las dos últimas décadas.

Recordemos que se trata de un trastorno que surge como consecuencia de un exceso de ácido úrico en sangre que lleva a la formación de unas sales que se depositan en las articulaciones y causan un dolor intenso que, a menudo, tienen su punto de inicio en el dedo gordo del pie.

Se trata de la artritis más frecuente y, si no se trata a tiempo y de forma adecuada, puede dar lugar a lesiones en las articulaciones y afectar la calidad de vida de la persona que la sufre.

Como se dijo, en España cerca del 2 por ciento de la población sufre de gota, del cual un 85 por ciento son hombres. Esta prevalencia aumenta hasta el 5 por ciento en los pacientes mayores de 70 años. Ante estos datos, las autoridades sostienen que la gota es la principal causa de artritis entre los adultos.

En cuanto a sus síntomas se recordó que son variables e intermitentes en el estado inicial, y que, en ciertos casos en los que el tratamiento no es efectivo, pueden avanzar y provocar lesiones graves al cabo de una o dos décadas, así lo explicó el portavoz de la Sociedad Española de Reumatología (SER), Fernando Pérez Ruiz.

Las personas con mayor riesgo de sufrir gota son los hipertensos, obesos, los diabéticos, los que tienen una mala función renal o aquellos que deben tomar medicamentos con altos niveles de urato.

La población está envejeciendo y por tanto cada vez hay más personas con enfermedad renal crónica o que toman medicamentos, algunos de los cuales aumentan los niveles de ácido úrico en sangre“, añadió el especialista.

Lo importante, y como en la mayoría de las enfermedades, es detectarla a tiempo y dar con el tratamiento, en cuyos casos, la gota sí se puede curar. En este sentido, el portavoz de SER recordó que “el tratamiento debe ser progresivo y prolongado en el tiempo“.

El afectado debe conocer las complicaciones de no seguir un tratamiento a largo plazo y no recibir tratamiento sólo cuando tiene crisis“, concluyó Pérez Ruiz.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz