Cáscara de banana, no la deseches

Banana skin isolated on white background

La banana o plátano es una de las frutas más consumidas: una buena fuente de hidratos y azúcares, es un excelente tentempié para media mañana o para la tarde, como postre o bien para ingerir antes de hacer alguna actividad física. Lo cierto es que más allá del fruto en sí, su cáscara también puede ser aprovechada. Te contamos algunos trucos para no tirar la cáscara de banana y emplearlas con distintos fines.

En la salud y estética

*Aunque muy probablemente lo desconozcas, la piel de la banana puede actuar como un analgésico natural: contiene un aceite natural con efectos calmantes para aplicar en la piel en caso de quemadura o rasguño.

*Verrugas: se puede emplear para eliminar verrugas que aparezcan en las manos o en otras partes del cuerpo. Antes de acostarte, te colocas un trozo de cáscara de banana sobre la verruga y dejas actuar durante toda la noche. Continúa con el tratamiento hasta que descaparezca.

*Hemorroides: Para aliviar las molestias de las hemorroides, un remedio casero es aplicar la parte blanca de la cáscara sobre la llaga, dejar actuar durante toda la noche y repetir todas las veces que sea necesario.

*Picazón: otro posible uso alternativo es para aliviar la comezón ocasionada por picaduras de insectos o de hiedra venenosa. Solo deberás frotar el interior de una cáscara de banana sobre la parte afectada y dejar actuar por unos minutos.

*Acné: la parte interior de esta cáscara contiene vitaminas, minerales y antioxidantes de gran valor que ayudan a limpiar la piel del rostro y combatir así el acné.

*Antiarrugas: gracias a sus propiedades antioxidantes también puede servir para prevenir las arrugas en la piel. Se recomienda aplicar especialmente en la zona alrededor de los ojos, ya que ayuda a tensar y a suavizar la piel.

*Para dientes más blancos: otro uso es para los dientes, ya que la cáscara del plátano está considerado un blanqueador natural, al ayudar a eliminar las manchas que se van formando en los dientes. La idea es frotar el interior de una cáscara sobre los dientes durante durante unos dos minutos y repite a diario.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz