Cafeína, riesgos y límites

Cafeína en el café

La cafeína es tanto nuestra aliada como nuestra enemiga. Mucho hemos hablado de ella y de cómo se puede llegar a convertir en un arma de doble filo. Porque al tiempo que la respetamos también la tememos. Parece demasiado necesaria y excesivamente peligrosa, aunque hay momentos en la vida en los que nos remitimos a ella de manera inevitable para conseguir esa inyección extra de energía que necesitamos. Hoy hablamos de sus peligros en relación a un nuevo café que se ha creado y que encaja en el nivel cuatro de esta bebida. El café en cuestión recibe el apodo de “asskicker” (“pateaculos”), porque literalmente le da una patada en el trasero a quien se lo bebe para que se ponga en marcha con inmediatez.

Cafeína, ¿qué cantidad es demasiada?

Este café en cuestión ha sido una creación de la cafetería Viscous Coffee, en Australia. Lo que nos encontramos en él es un chute de cafeína tan poderoso que no hay duda de que nos puede proporcionar una buena dosis de fuerza, pero al mismo tiempo nos está enfrentando con la realidad de los problemas derivados de esta sustancia. El café de marras es como una bomba de relojería amenazando con explotar en nuestro interior. Aporta a nuestro organismo nada más y nada menos que cuatro shots de espresso combinados con 120 ml de café de goteo frío de 10 días y ocho cubitos de hielo. La elaboración de este café provoca un resultado demoledor: una vez lo tenemos en el vaso estamos enfrentándonos al resultado equivalente a haber puesto en un café 80 shots de espresso juntos. ¿Sabéis cómo cambia vuestro café cuando le ponéis un shot extra? Pues pensad en cómo terminaría siendo con 80.

Lógicamente, esta propuesta no puede ser buena para la salud. Y esto nos lleva a los riesgos de los que hablábamos, aunque también a ese tipo de situaciones en las que sí o sí necesitamos arriesgarnos un poco. Dicen desde la cafetería responsable del invento que el objetivo con esta bebida era dar solución a una enfermera que no conseguía quedarse despierta en el turno de noche. El dueño del local tuvo que buscar una forma de darle la ayuda que necesitaba. Y lo consiguió, pero con un truco.

Todo es cuestión de control

El secreto para que un Asskicker no te mate es ser conscientes y mantener el control. Cuenta Steve Bennington, su creador, que le dio indicaciones a la enfermera para que tomara el café de forma progresiva. No debía bebérselo de golpe bajo ninguno de los conceptos, sino que tendría que durarle dos días. Eso es lo que hizo la enfermera, bebiendo poco a poco para no abusar. Y lo que ocurrió es que el café la mantuvo despierta no solo dos días, sino un total de tres, permitiendo así que respondiese a las exigencias de su trabajo sin ningún tipo de problema. En otros casos se ha ido perfeccionando el café y si se bebe con moderación, dentro de un entorno menos exigente que el de un hospital, puede mantenerte despierto 18 horas sin que bosteces.

Riesgos de tomar café

¿Qué puede ocurrir?

Pero la gran pregunta es: ¿qué me puede ocurrir si me excedo con la cafeína? A la vista de cómo el Asskicker se ha hecho famoso en el mundo han aparecido varios estudios y declaraciones que han querido informar de lo que puede hacerle a una persona. Como conclusión se parte de la necesidad de mantener una ingesta máxima de 400 mgs de cafeína al día, que si lo analizamos viene a representar como si bebiéramos unos cuatro o cinco cafés al día. Es una cantidad alta a la que no solemos llegar todos nosotros. En contraposición a esto tenemos el Asskicker, que se ha determinado que tiene 12 veces la cantidad recomendada diaria, llevándonos a una estimación de unos 4800 mgs al día.

Como podéis deducir, es una cantidad de cafeína inmensa y no puede terminar siendo bueno para el organismo. En el momento en el que hagamos que nuestro cuerpo tenga que asimilar tanta cafeína le estaremos poniendo en riesgo de diversos problemas de salud. Los más habituales incluyen temblores, insomnio, dolores de estómago, ansiedad, mal humor, irritabilidad y problemas de corazón. En los casos más graves tanta cafeína solo puede terminar de una manera: incrementando la presión sanguínea y provocando que suframos un infarto.

¿Estoy en riesgo?

Es fácil que puedas comprobar si entras en la media de cafés diarios permitidos o si te sueles pasar. En cualquier caso, es bueno que también estés atento a posibles síntomas que indicarán que bebes demasiado café. Uno de ellos es que sufras de tener los nervios a flor de piel de manera constante, que tengas una mayor irritabilidad de lo habitual, que no consigas dormir de forma sencilla o que sientas demasiada adicción y que pienses en el café como una necesidad. Si no hemos superado esos límites siempre va a ser mejor que bebamos café que otras bebidas con cafeína menos recomendables, como las bebidas energéticas. Recordemos que, dentro del surtido de este tipo de bebidas el café es la más natural. Pero no abusemos, e intentemos que la cafeína no acabe con nosotros.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz