Cada vez más cerca de una vacuna para la diabetes

Se estaría cada vez más cerca de lograr una vacuna contra la diabetes tipo 1: un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford, Estados Unidos, ha probado un tipo de inmunización con buenos resultados en un grupo de pacientes, según se publicó en la revista especializada ‘Science Translational Medicine‘.

Como bien explicó uno de los autores del trabajo, Lawrence Steinman, al día de hoy no existe una inmunoterapia aprobada para el tratamiento de la diabetes tipo 1, sino sólo las inyecciones de insulina, por lo que con estos nuevos hallazgos se aporta una nueva luz de esperanza para lograr una vacuna contra esta enfermedad que afecta a miles de personas en el mundo.

De este modo, los investigadores esperan que en un futuro no muy lejano se pueda contar con una “alternativa terapéutica más novedosa y cómoda” a las inyecciones de insulina.

En el ensayo clínico, los investigadores inyectaron una vacuna diseñada especialmente por ellos a 80 pacientes con diabetes tipo 1, que fue elaborada con un trozo de ADN con el gen de la proteína proinsulina (precursora de la insulina) con el objetivo de crear una clase especial de células inmunes capaces de combatir el aumento de células CD8, relacionadas con la destrucción de las células beta-pancreáticas que producen la insulina.

Vale recordar que, por alguna razón todavía desconocida, la diabetes se genera cuando por un error del sistema inmune, se destruyen las células beta-pancreáticas, que son las que producen la insulina que el organismo necesita para la metabolización de los azúcares.

Según los expertos, este ataque sería producido por los linfocitos CD8 , que, en estos pacientes, se presentan en concentraciones muy altas.

Volviendo al ensayo, los expertos administraron inyecciones intramusculares de esta vacuna cada semana a 80 pacientes durante tres meses y compararon los resultados con un grupo placebo.

Además de medir los niveles de azúcar en sangre, los expertos se fijaron especialmente en los niveles del péptido C: “un excelente indicador de la producción de insulina por las células beta del páncreas [para evaluar el estado de los diabéticos]“.

Los análisis de sangre se hicieron antes de la inmunoterapia, a las cinco semanas de haber recibido la vacuna, a las 15 semanas y ya luego a los seis meses, los nueve, 12, 18 y 24.

Los datos indicaron que en los pacientes que recibieron la vacuna, el ataque a las células beta había sido menor, ya que “la inmunización administrada impidió que las células autoinmues ataquen a las células secretoras de insulina“.

Sin dudas, un hallazgo muy esperado, pero que aún tiene que confirmarse porque a las dos semanas de haber suspendido el programa, los efectos beneficiosos empezaron a perder fuerza. Por eso, concluyeron los investigadores que “deben realizarse más ensayos, más amplios y de duración más larga que confirmen nuestras conclusiones“.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz