Brote de E. Cole y otras infecciones: es necesario extremar las medidas de higiene y cuidado de los alimentos que se consumen crudos

El caso del brote de E. Coli -que al final parece no provino de los pepinos españoles- nos ha recordado la importancia de extremar los cuidados de higiene y de comer seguro, en especial cuando se trata de alimentos que se consumen crudos.

Es que el comer alimentos crudos puede ser un factor de riesgo, ya que el calor a elevadas temperaturas es uno de los procesos que matan bacterias y microorganismos más seguros con los que contamos hoy en día en la cocina.

La Organización Mundial de la Salud recomienda la ingesta diaria de unas cinco raciones de frutas y verduras crudas para asegurarse un equilibrio nutricional, lo cual no sólo es cierto sino también esencial, sólo que habrá que hacerlo tomando los recaudos mínimos necesarios, que bien valdrá la pena recordar:

-El producto siempre deberá ser fresco y provenir de un productor de confianza.

-Se deberán extremar las medidas de higiene, tanto en lo relativo a la manipulación y consumo, como a la conservación de los alimentos.

En el caso de las verduras y hortalizas que se comen crudas habrá entonces que higienizar con abundante agua potable y desinfectar con una solución de agua con unas pocas gotas de lejía pura, posterior enjuague con agua clara, antes de su consumo.

De similar modo, será preferible lavar las frutas, tanto si se comen con cáscara como si se las pela.

En el caso de pescados y mariscos, otro grupo de riesgo -ya que pueden contener alto nivel de microorganismos y virus-, también habrá que asegurarse su procedencia, que sea de confianza, ya que son los mismos productores los que deben realizar un proceso de depuración previo a su venta.

Finalmente, habrá que prestar atención a la leche y huevos, los que también deberán provenir de un productor de confianza: la leche es sometida a un proceso de pasteurización que mata la mayoría de microbios y agentes patógenos, mientras que el huevo no deberá consumirse crudo (como las carnes) ya que no sólo puede contagiar la tan mentada salmonella

sino que también puede originar una deficiencia vitamínica por la presencia de una sustancia denominada avidina, que actúa como antinutriente en el organismo humano.

Vía 20minutos.es

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz