Embarazo y dieta (II)

El otro día comenzamos a compartir en Vitadelia algunas pautas a tener en cuenta para una correcta dieta durante el embarazo

: dijimos que es necesario cuidar la nutrición incorporando todo tipo de alimentos, en especial, los ricos en vitaminas, minerales, fibras, proteínas, y bajos en azúcares y grasas.

Sigamos entonces repasando los grupos de alimentos restantes: las frutas y vegetales constituyen otro de los pilares de la alimentación, no sólo de las embarazadas sino de todos en general, y en las distintas etapas de la vida.

Recuerda que los vegetales de hoja verde son fuente importante de hierro y vitamina C, así como de fibras vegetales. Podrás consumirlos crudos o cocidos, preferentemente, al vapor para evitar la pérdida de nutrientes y propiedades. Frutas ricas en este macronutriente: naranjas y cítricos, fresas y kiwi.

Para la incorporación de betacarotenos (precursores de vitamina A), apunta a tu listado de alimentos zanahorias, calabazas, zapallos, e incluso frutas como el melón y los albaricoques. La ingesta mínima recomendada es de 4 a 5 porciones.

La hidratación es otro punto esencial: beber abundante líquidos durante todo el período, al menos, unos dos litros diarios de agua y zumos naturales (sin añadido de azúcar). Así también se podrá incorporar líquidos a través de té, mate cocido, soda y caldos desgrasados.

Finalmente, recordemos que si bien es esencial llevar adelante una correcta alimentación para proporcionar al bebé todos los nutrientes que necesita, se deberá tener especial cuidado de no aumentar peso de más. En este sentido, tu médico sabrá guiarte y controlarte.

En cuanto a las proteínas, ten presente que las escogidas deberán ser preferentemente las de alta calidad, es decir, las que provienen de carnes magras, huevos y lácteos desnatados, ya que son las que el bebé mejor aprovecha para la formación de sus propios tejidos.

En este sentido, y paralelamente, el controlar el sobrepeso durante la gestación también significará un control del consumo de los alimentos ricos energéticamente y más pobres nutricionalmente, tales como los dulces, la miel, alimentos ricos en grasas, etc.

Las harinas deberán ser consumidas también en su justa medida, optando con mayor preferencia por las variedades integrales.

Vía Zonadiet

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz