Borderline, señales de que tienes este trastorno

Signos de borderline

Aunque la televisión haya popularizado el término borderline, la realidad es que se trata de una palabra mucho más preocupante de lo que podríamos creer. Se trata de otra forma de hacer referencia al trastorno límite de la personalidad, un problema tratado en la psiquiatría que afecta a millones de personas en todo el mundo. Su estudio está permitiendo que cada vez sea más fácil detectar las señales que nos llevan a sospechar que lo sufrimos. Y eso es justo lo que haremos en esta ocasión, hablar de las señales que existen en relación a la detección de este trastorno.

Borderline, una enfermedad difícil

Los expertos que han estudiado este trastorno mental coinciden en que se trata de una enfermedad difícil de investigar y en la cual todavía hay mucho camino por recorrer. Es frecuente que se encuentren con casos de personas que pasan su vida sufriéndola sin que tengan conocimiento de que tienen un problema mental. Simplemente son rasgos que se ajustan a una personalidad complicada y que permanecen en el carácter de las personas con el paso del tiempo. En ocasiones el trastorno se genera en la infancia debido a una situación traumática que se arrastra hasta el momento en el que el paciente es adulto, tiempo en el cual por mucho que lo intente no consigue superar el problema. Teniendo esto en cuenta y sabiendo que hay muchas personas que sufren este trastorno sin saberlo, no está de más que conozcamos cuáles son los síntomas que más podemos reconocer.

Baja autoestima

Somos conscientes de que todas las personas sufren de problemas de autoestima a lo largo de su vida. Es algo común en lo que se suele recaer en momentos en los que nos sentimos más sensibles de lo habitual. Pero las personas que tienen TLP (siglas de este trastorno) lo sufren de una manera excesiva. Son personas que necesitan la constante aprobación de los demás y que hacen todo lo que haga falta para recibir esa aprobación que les ayuda a la hora de definir su propia personalidad. Son individuos que no tienen una sensación plena en su interior y que se sienten por debajo de los demás, lo que les lleva a esforzarse más para intentar ser como el resto. Esta enfermedad hace que los individuos copien los patrones de conducta de los demás y que les imiten en sus decisiones, así como en su modo de vida. Son camaleones que van cambiando dependiendo de con quién se encuentren, pero no haciendo gala de una personalidad propia.

Ansiedad excesiva

La ansiedad no es tangible, pero tampoco es una fantasía. Existe y se puede diagnosticar. En las personas que sufren de borderline es más frecuente, prácticamente apreciable en todo momento. La ansiedad produce que estas personas estén de forma constante sintiendo nerviosismo y que bajo cualquier tipo de situación se encuentren al borde del pánico, con los nervios a flor de piel en todo momento. En algunos casos estos sentimientos no nacen de la propia mente del paciente, sino que se derivan de las emociones que tienen personas cercanas a ellos. Estos sentimientos se alojan en el enfermo y acaban explotando de distintas formas, pero siempre con efectos desastrosos que afectan a sus relaciones con los demás.

trastorno mental

Sentimiento de abandono

Estas personas también se sienten solas y abandonadas casi sin excepción. Este tipo de sentimiento lleva a que los individuos que lo sufren terminen teniendo comportamientos inesperados, con celos hacia los seres queridos y decisiones que no tienden a tener buenos resultados. El sentimiento de abandono también deriva en un comportamiento en el cual se trata de manipular a los demás, diciéndoles exactamente lo que quieren oír para llevarlos por el camino que desea el enfermo. En general los borderline harán lo que sea para evitar el abandono.

Otros síntomas

Las personas que sufren este trastorno no piensan en el futuro, solo en el día de hoy, mientras que tienen problemas para empatizar con las emociones y los sentimientos de los demás. No hay que confundir esto último con obstáculos relacionados con socializar, algo que los borderline pueden hacer sin ningún tipo de problema debido a su personalidad absorbente. Pero la falta de empatía lleva a que estos individuos terminen teniendo relaciones caóticas en todos los aspectos, tanto de amistad como sentimentales. En muchos casos se suelen dar ocasiones en las que no son capaces de controlar su ira, adoptando comportamientos violentos que se amontonan con cambios de personalidad radicales y con falta para controlar las acciones más personales.

En último lugar, las personas que sufren de trastorno límite de la personalidad o borderline, tienen también ideas constantes de suicidio. Según estadísticas médicas, en Estados Unidos entre el 8 y el 10% de las personas que tienen este trastorno terminan llevando a cabo sus amenazas de suicidio, principalmente por su comportamiento impulsivo que resulta difícil de calcular.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz