Bebidas isotónicas, información sobre el riesgo de caries

Bebidas isotónicas

Cuando tomamos bebidas isotónicas tenemos la falsa impresión, según ha demostrado un estudio reciente, de que estamos introduciendo en el organismo algo beneficioso al 100% que no tiene ningún tipo de efecto nocivo. Pero en realidad es posible que la costumbre de consumir estas bebidas fuera de la práctica deportiva regular no sea tan positiva como podríamos imaginar, al menos en lo referente a la aparición de caries. Un estudio de Reino Unido habla de ello y se enfoca principalmente sobre las precauciones que se deben tener en cuenta a partir de ahora para seguir consumiendo este tipo de bebidas.

Bebidas isotónicas, ¿hay que tener cuidado?

Nunca nos habríamos imaginado que este tipo de bebidas energéticas se convertirían en el enemigo público número uno, aunque posiblemente los datos de este estudio se acaben disipando de forma bastante progresiva con el tiempo. La información que procede de tierras británicas nos comenta que no podemos obviar que estas bebidas incluyen una gran cantidad de azúcares, así como varios tipos de ácidos. Al mismo tiempo, no se cree que sean tan beneficiosas para la rehidratación, debido a que su nivel de ph no es tan alto como se podría imaginar. Esto significa que si las consumimos pensando en conseguir rehidratarnos deberíamos cambiar de bebida y optar por una que nos proporcione mejores resultados en este aspecto.

Los análisis y estadísticas con los que trabaja el estudio determinan que a mayor consumo de estas bebidas, más posibilidades tenemos de sufrir caries dentales. También nos estaremos arriesgando a que aumente nuestro volumen de obesidad. Y todo ello, claro está, preocupa sobre todo en lo referente a los niños. Dicho de otra forma, si somos padres que prefieren darle bebidas como Aquarius a nuestros hijos en vez de refrescos light, no estaremos beneficiándoles de manera que se encuentren más a salvo de estos problemas (luego habría que analizar qué es lo que les aportan o les dejan de aportar los refrescos light, pero eso es tema para otro debate). El exceso de consumo de bebidas energizantes no produce un mejor estado del organismo, sino que lo puede llevar a encontrarse mucho más delicado y debilitado en ciertos aspectos, así que deberíamos replantearnos la estrategia en este sentido.

Desde la Universidad de Cardiff, la especialista Maria Z. Morgan, comenta que el mundo no ha entendido cuál es el uso y beneficio de las bebidas isotónicas. Ella y su equipo, como especialistas en odontología, se han encontrado muchos casos de niños a los que la caries y la erosión del esmalte les han producido serios problemas debido a la ingesta habitual de este tipo de bebidas. Morgan insiste en que las bebidas deportivas deben ser solo de consumo apto en el marco de la práctica deportiva y que nunca deberían consumirse fuera del deporte, y mucho menos como costumbre en sustitución del agua.

Bebida para el deporte

El peligro es realización

Del estudio realizado desde Reino Unido se obtienen datos preocupantes. Un 68% de los encuestados dijo que bebe este tipo de bebida entre una y siete veces cada semana. La mayor parte asegura que el motivo es el sabor dulce que tienen, generado por la presencia de azúcar. En otros casos responden que se debe al efecto vigorizante que proporciona su consumo, algo que en una situación de reposo no acaba de tener una utilidad real para el organismo. Los consumidores hablan de cómo también las eligen porque son baratas, si bien este factor se puede sacar de contexto, dado que el mayor espectro de bebidas de este tipo, así como zumos o batidos, se mueven en el mismo rango de precio.

Lo que van a proponer las autoridades odontológicas de Reino Unido es que se lleve a cabo la restricción en la venta de estas bebidas para evitar problemas de caries y obesidad. También se busca que aumenten los precios y que los niños no puedan acceder a ellas. Quieren que el mundo despierte y se de cuenta de que estas bebidas hidratantes están dirigidas a los deportistas y que no deberían ser consumidas por los niños como si no implicaran ningún riesgo. Esa es, al menos, la intención.

La realidad, hoy por hoy, es que posiblemente la solicitud de su prohibición no llegue a buen puerto y que este tipo de bebida no se acabe regulando para su venta. Quedará en las manos de los padres, por lo tanto, el ser conscientes de que no están eligiendo bien para sus hijos cuando les recomiendan beber bebidas isotónicas en vez de zumos, leches de sabor o incluso refrescos light. Son bebidas que pueden proporcionar un buen aporte en el entorno deportivo, pero que parecen tener efectos negativos cuando nos referimos a su consumo fuera de este marco. Por lo tanto, los padres que tengan hijos ya saben qué deben hacer, aunque tampoco hay que olvidar que este estudio por ahora limita su vigencia a tierras británicas y que las autoridades de otros países todavía se tienen que pronunciar al respecto.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz