Baño relajante: recetas para su preparación

Baño relajante con mujer

Un baño relajante siempre puede convertirse en nuestra mejor opción para convertir un día que está saliendo mal en uno que acaba siendo fantástico. Por eso es bueno que nos pongamos manos a la obra a la hora de sacar partido a distintos beneficios relacionados con la preparación de baños muy saludables. Quede constancia de que los baños son recomendables a cualquier hora del día, pero seguro que os sientan mejor al finalizar la jornada, como forma de despediros de las horas de trabajo que habéis llevado a cabo antes.

Baño relajante para dormir como un tronco

No debería hacer falta que os recordemos que un baño relajante implica, primero, llenar la bañera con agua a una buena temperatura, calentita y satisfactoria. Tenemos que crear un ambiente que sea positivo, uno de esos en los que nos olvidemos de todo lo demás. A partir de ahí iremos variando la receta con distintos ingredientes que se ocuparán de que podamos disfrutar del baño que necesitamos dependiendo de cuál sea nuestro objetivo. Comenzamos por el baño que nos ayudará a dormir como un tronco, ese que nos relajará y que nos mandará a la cama con mucha relajación. Para prepararlo solo necesitamos dos ingredientes. Pondremos en el agua tanto manzanilla como agua de lavanda. Al introducirlo en el agua y meternos dentro comenzaremos a sentir una sensación de relajación que nos irá llevando poco a poco hacia los brazos de Morfeo. Si mientras estamos en la bañera nos damos un masaje y escuchamos música muy suave, conseguiremos tener sueño mucho antes.

Baño para reducir dolores

Ese tipo de dolores que siempre nos acompañan y que nunca deseamos tener cerca, como es el caso del reuma, se pueden aliviar gracias a un baño de tipo relajante. En este caso cambiaremos los ingredientes respecto al baño que usamos para dormir. Hay distintos ingredientes que podemos utilizar dependiendo de cuál sea el tipo de dolor o problema que estemos sufriendo. La lista incluye un buen número de posibilidades. A nosotros nos gusta mucho el bálsamo de eucalipto, el aceite de oliva y el romero. Cada uno os servirá para una cosa y para eso es bueno que consultéis con un experto o que busquéis específicamente vuestro problema y la solución para ello. Otros de los ingredientes posibles incluyen las hojas de pino. Cuando tengamos que utilizar hojas habrá previamente que hervirlas para que saquen lo mejor de ellas y que el efecto sea el que buscamos para el baño caliente.

Baño relajante productos

Baño para cuidar la belleza

En este caso lo que vamos a hacer es disfrutar de un baño que nos ayudará a potenciar nuestra belleza. Al agua en realidad no tenéis que hacerle nada distinto a lo normal. Pero debéis preparar una combinación que incluirá leche y miel diluida y en una pequeña cantidad. Una vez estamos dentro del baño solo hay que poner la esponja dentro del recipiente en el cual hayamos preparado la mezcla y empaparla bien. Después deberemos pasar la esponja por nuestro cuerpo y dejar que la combinación nos vaya proporcionando un efecto enriquecedor. Lo que ocurrirá de forma casi inmediata será que las células muertas que tengamos en la piel, que no suelen ser precisamente pocas, irán desapareciendo y quedando en el agua. Al mismo tiempo aumentaremos la hidratación de la piel y nos encontraremos mucho mejor.

Baño de energía y relajación

Hay ocasiones en las que necesitamos relajarnos, pero también requerimos una dosis extra de energía. Parece que ambos factores estén en contraposición, pero esto tiene más sentido de lo que podamos imaginar. Al hacerlo estaremos introduciendo un componente de energía añadida a nuestro organismo, y eso siempre nos viene bien aunque nos estemos relajando. Los ingredientes que debemos utilizar son los siguientes y requieren un proceso de preparación que, en cualquier caso, no es complicado: canela (unas cuatro ramitas), romero, albahaca y salvia. Primero hay que introducir todos estos ingredientes en una olla y ponerlo a cocer durante un máximo de diez minutos. Como abremos puesto las hierbas a cocer habrá que colarlas en el momento en el cual ya haya pasado el tiempo de preparación. El resultado lo tendremos que poner dentro del agua de la bañera y luego bañarnos durante un rato de forma normal, relajándonos y notando cómo el estrés desaparece y los músculos liberan su estrés.

Estas son solo algunas de las recetas por las que podemos optar para prepararnos esos baños calientes que tanto nos van a servir para encontrarnos bien, relajarnos y conseguir encontrarnos mejor. Como podéis ver, son muy fáciles de preparar, puesto que solo necesitan que utilicemos unos ingredientes fáciles de conseguir, que nos bañemos con ellos después de haberlos preparado y que desconectemos de todo. Hay muchas otras ideas que podéis utilizar para disfrutar de un buen baño relajante y beneficiarios así de sus grandes ventajas.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz