Ayuno en el mundo, curiosidades de su práctica en distintos países

Ayuno en distintos países

El ayuno es una de esas prácticas que se llevan a cabo en todo el mundo y sobre la cual hay grandes curiosidades. El principal motivo de ello es que en cada país existen unos hábitos y costumbres por las que se realiza. Hoy queremos hablar de estas particularidades para no concentrarnos en el ayuno a través de la habitual polémica que le rodea, sino de una forma un poco más divertida y curiosa. Si nos acompañáis en este viaje os garantizamos que descubriréis más de una cosa que hasta ahora no sabíais.

Ayuno en Rusia

¿Qué tiene que hacer un ciudadano ruso cuando quiere llevar a cabo el ayuno de una manera controlada y segura? El gobierno ruso pone a disposición de sus habitantes unas instalaciones especializadas en esta práctica. Se trata de un sanatorio conocido como Goriachinsk, que se encuentra en Moscú. El trabajo de apoyo a las personas que quieren hacer ayuno comenzó a mediados de los años 90 y desde entonces ha tenido un éxito más que significativo. Los pacientes se someten a un tratamiento bastante extremo, puesto que a lo largo de un periodo de dos semanas lo único que hacen es introducir agua en su organismo. Además de agua se practica deporte de forma habitual.

¿Pero qué ocurre durante este proceso? Lo primero que experimentan los pacientes es una crisis de la acidosis debido al cambio radical producido en el ritmo de alimentación. Después de esto las personas que están haciendo ayuno comienzan a encontrarse mucho mejor. Una gran parte de ellas (dos tercios del total) pasan a sentirse mejor y superan no solo problemas con la alimentación, sino también varias enfermedades. Tras hacer varias curas en este centro sanitario, los pacientes consiguen reponerse de alteraciones producidas por la hipertensión, la diabetes o el reuma. En algunos casos se puede combatir incluso las alergias.

El problema del método ruso es que es muy privado e indescifrable. Algunos expertos en nutrición han intentado aprenderlo, pero el gobierno del país lo guarda entre algodones para que siga siendo un sistema privado. De momento se desconoce a ciencia cierta todo lo que implica el tratamiento y si sería posible aplicarlo también en otros países con el mismo volumen de éxito.

Ayuno en Alemania

Los alemanes también saben mucho de ayunoterapia. En especial el máximo responsable de introducir esta tendencia en la nación ha sido el doctor Otto Buchinger, que fundó la primera clínica especializada hace casi 100 años. En la actualidad ya es la tercera generación de la familia la que se ocupa de mantener el negocio a flote y por sus instalaciones han pasado miles de personas. Las instalaciones de la clínica disponen de todo lo que se pueda desear, desde piscina hasta zona de fitness, sauna o solarium. El método es duro, aunque no llega a los extremos de lo que se practica en Rusia. Por otro lado, las suites de la clínica son muy cómodas y acogedoras.

Ayuno con agua

El método Buchinger apuesta por dotar a los pacientes de una dieta diaria basada en fluidos. Cada día se le proporcionará al cuerpo solo una cantidad de 250 calorías. Esta cantidad de calorías se transmite en la forma de verduras y zumos, aunque se pueden tomar suplementos dependiendo de cada uno de los casos. Su objetivo es limpiar el organismo y permitir que se recupere lo antes posible de una manera saludable. Los especialistas de la clínica cuidan de sus pacientes y proporcionan terapias que se ocupan de garantizar el bienestar de cada paciente durante un periodo de entre dos y cuatro semanas. También tienen una versión acelerada de 11 días.

Ayuno en Francia

Los extraños procesos de Rusia se ven contrarrestados por lo que ocurre en Francia, donde el ayuno es algo que se practica desde hace muchos, muchos años. Es una práctica que se encuentra muy bien vista por la sociedad francesa, aunque no así por las instituciones sanitarias. Su expansión ha corrido a cargo de grupos como la federación Jeune et Randonnée, desde donde se extiende la necesidad de practicar el ayuno al tiempo que se realizan actividades deportivas, principalmente caminar por entornos rurales.

La historia de cómo el ayuno llegó a Francia es realmente curiosa, dado que comenzó a introducirse en el país en tiempos de la Segunda Guerra Mundial. La práctica de la actividad estuvo influida por los métodos de Otto Buchinger, el alemán del cual hemos hablado antes, aunque se realizaron innovaciones y otras investigaciones que permitieron la personalización de esta práctica. En la actualidad son cada vez más los franceses que optan por esta práctica para beneficiarse de una manera muy saludable aunque signifique estar algunos días sin comer. Aún así, como indicábamos, las autoridades sanitarias siguen sin reconocer esta práctica como una opción adecuada para cualquier tipo de persona y esto impide que se sigan desarrollando técnicas o mejorando las ya conocidas.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz