Asma y deportes

Si realizamos la pregunta ¿una persona asmática puede realizar ejercicio?, seguramente, la primer respuesta sería que no puede. Resulta que, efectivamente, sabemos que el significado del asma. Es la afección que limita la respiración de quienes se encuentran afectados, y si a eso lo relacionamos con actividades como correr, saltar y generar un nivel de cansancio importante, entenderemos que un asmático se encuentra impedido de realizar actividad física.

Una crisis asmática suele ser desencadenada mientras se realizan deportes, sin embargo, existen muchos ejercicios que una persona con asma puede realizar.

¿Qué deportes realizar?

Los deportes que no tienen tantas probabilidades de ocasionar problemas a la gente que padece asma son: la natación y el esquí de descenso. Estas actividades tienen menos probabilidades de desencadenar crisis asmáticas.

Natación:

Amy Van Dyken es la primera mujer estadounidense que ganó cuatro medallas de oro en unos Juegos Olímpicos de 1996, ella es una nadadora asmática. Realizar natación mejora la condición física general, es decir, nos hace más fuertes.

Esquí:

En este caso, hablamos del denominado Esquí de descenso, se trata de la prueba más larga de todas y con la que se logran las velocidades más elevadas. Cada corredor lleva a cabo una sola bajada y el que la realiza en menos tiempo, gana. El esfuerzo a nivel muscular que se necesita es regular y puede ser modulado.

En segundo lugar, los deportes como el béisbol, el fútbol americano, la gimnasia y el atletismo también suelen ser adecuados para las personas con asma. Siempre debes consultar a tu médico especialista antes de empezar a entrenarte.

Ventajas para el paciente asmático

Las ventajas que aporta el ejercicio físico en el paciente asmático son:

1- Mejora la condición física y la tolerancia al ejercicio.

2- Las hiperventilaciones -respiración rápida en la que se siente la pérdida de aliento- que se ocasionan durante la realización del esfuerzo físico se reducen en cantidad o intensidad a medida que el estado físico va mejorando.

3- Ayuda a disminuir la ansiedad y el nerviosismo, que son los culpables de los ataques. Aporta beneficios psicológicos, ya que algunos ataques de asma se producen ante situaciones de gran estrés.

4- En los niños mejora el desarrollo mental y físico. Hacer las mismas actividades que los demás, los integra dentro de su grupo de amigos y les enseña a pararse frente a la vida cuando sean adultos.

Vía

Kidshealth.com

Efisioterapia.net

Compartir en Google Plus

Acerca de Daniela Deicas

Comunicadora social, periodista, trabajadora en varios rubros, redactora por naturaleza... Siempre buscando más, de eso se trata.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz