Artrosis: síntomas y prevención

Artrosis: síntomas y prevención 1

La artrosis (o osteoartritis) es una afección de las articulaciones que se produce con el desgaste de los cartílagos que se encuentran en los extremos de los huesos, en las articulaciones. Es una enfermedad que se desarrolla con el paso del tiempo, por lo que se manifiesta especialmente en las personas de la tercera edad.

Los individuos de más de 45 años son los más propensos a sufrir de artrosis, y si bien se da tanto en hombres como en mujeres, éstas últimas suelen sufrirla a una edad más temprana. No obstante, el factor de mayor riesgo es la obesidad, ya que el exceso de peso genera una sobrecarga en las articulaciones que lleva a un mayor desgaste de los cartílagos.

La artrosis puede aparecer en cualquier articulación del cuerpo, aunque las más frecuentes son las de la espalda, especialmente en su parte baja y en el cuello, rodillas y en las manos. Este desgaste provoca dolor, hinchazón y pérdida de movimiento en las articulaciones. En casos avanzados, puede llevar incluso a deformidad en las zonas afectadas.

Síntomas

Como se dijo, el primer síntoma es el dolor, que puede aparecer tras realizar una actividad que hay requerido de esfuerzo. La artrosis en las manos suele ser genética y aparecer después de los 50 años de edad.

Otro síntoma de la afección es la rigidez: la siguiente manifestación suele ser la rigidez en las articulaciones, lo que comprometerá el movimiento natural de la zona o miembro y, a su vez, aumentará el dolor.

Prevención

La prevención pasa por una alimentación sana y equilibrada, evitar el sedentarismo y, sobre todo, por combatir el sobrepeso o la obesidad, así como disminuir las actividades que requieran de un gran esfuerzo físico como cargar objetos muy pesados.

Los que ya padezcan de artrosis deberán evitar los movimientos que les provoquen dolor y utilizar las articulaciones afectadas (o usarlas lo mínimo indispensable). Lo que sí se recomienda es hacer pequeños movimientos, suaves y por periodos cortos, en las articulaciones para evitar que se anquilosen. También se recomienda usar frío o calor localizado en las zonas afectadas, ya que puede aliviar el dolor y permitir el movimiento.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz