Apnea del sueño: causas, síntomas y tratamientos

causas de la apnea del sueño

¿No duermes bien por las noches? ¿te sientes cansado durante todo el día? Si esto te ocurre de forma habitual es posible que padezcas apnea del sueño. ¿Sabes qué es esta enfermedad? La apnea es un trastorno que afecta principalmente a las vías respiratorias. Lo que le ocurre a las personas que padecen esta afección es que sufren pequeñas paradas en la respiración mientras duermen. Esto ocurre porque se colapsa la faringe dificultando que el paciente respire con normalidad. Por lo general esta obstrucción suele presentarse en las diferentes fases del sueño, pero es más habitual que sea durante la fase REM.

Apnea del sueño, causas

La apnea es un trastorno del sueño que suele afectar en mayor medida a la población masculina, sobre todo a aquellos que se encuentran entre los 60 y los 80 años, presentando en ellos un porcentaje del 25%. Las personas más jóvenes y de edades medias solo la padecen en un 10%, mientras que en los niños es de un 3%.

Una de las principales causas por la que un enfermo puede padecer apnea es la obesidad. Tener un exceso de peso provoca que la respiración no se haga con normalidad, pudiendo desembocar en esta afección. También hay muchas personas, principalmente niños, que presentan unas amígdalas más grandes o incluso vegetaciones, lo que puede derivar en apnea.

Por otro lado, esta enfermedad se relaciona con aquellos pacientes cuyo maxilar inferior es mucho más corto que el superior o quienes tienen unas dimensiones del cuello de mayor medida a la media. Las deformaciones en el paladar o en las propias vías respiratorias son otras causas a través de las que se puede originar este problema de salud. Y en relación con este hecho, poseer una lengua que pueda retrotraerse con facilidad dificulta igualmente la respiración en los pacientes.

Aunque estas son las principales causas por las que puede desarrollarse la apnea del sueño no hay que olvidar que esta enfermedad puede darse con mayor o menor gravedad entre los afectados. Todo depende de la duración que tengan esas pequeñas paradas respiratorias y del intervalo que haya entre las mismas. Normalmente se diagnostica apnea cuando estas paradas suelen superar los diez segundos. Teniendo en cuenta estos datos, un paciente puede tener un cuadro leve de esta enfermedad cuando las apneas se repiten entre 5 y 15 veces por hora. Si se dan entre 15 y 30 entonces estaremos ante un estado moderado y finalmente si las apneas superan las 30 por hora el diagnóstico del paciente será grave.

Síntomas más frecuentes

El principal síntoma que presentan los pacientes que tienen apnea del sueño son los ronquidos fuertes. Por norma general, estos suelen repetirse durante todas las horas de descanso, aunque tienen la particularidad de que se interrumpen cada cierto tiempo, provocando así un silencio que durará varios segundos. Como consecuencia de esta mala respiración durante el día mantendremos un estado de somnolencia constante. Nos notaremos una sensación de cansancio, pudiendo acompañarse de momentos de fatiga. Durante las noches nos levantaremos con frecuencia y normalmente notaremos la boca seca.

dormir con apnea del sueño

Otros síntomas que nos pueden hacer ver que padecemos apnea son el hinchazón en las piernas o los fuertes dolores de cabeza. En los casos de mayor gravedad también se han dado cuadros de depresión o hiperactividad en los pacientes.

Tratamientos

No existe ningún tratamiento curativo para la apnea del sueño, pero hay algunos que ayudan a frenar los síntomas y mejoran la calidad de vida del paciente. Entre las medidas más habituales se encuentra la pérdida de peso, evitar tomar alcohol o fumar. También se recomienda realizar ejercicio de forma diaria y llevar una buena alimentación.

En los casos algo más avanzados se suele utilizar una mascarilla nasal conocida como CPAP que evita que se colapsen las vías respiratorias, ejerciendo una fuerte presión sobre ellas. El uso de esta mascarilla ofrece unos resultados satisfactorios de forma rápida, puesto que los ronquidos y la somnolencia suelen desaparecer al poco tiempo. Finalmente, a aquellos pacientes que presentan un cuadro de apnea grave se les interviene de forma quirúrgica. Este tipo de operaciones suelen llevarse a cabo cuando los afectados tienen un grado bastante elevado de hipertrofia en las amígdalas u otras lesiones como pólipos.

Una vez hemos conocido las causas, los síntomas y los tratamientos solo nos queda recomendaros dos cosas. La primera es que, como siempre decimos, hagamos uso de una alimentación equilibrada y sana. Si evitamos el problema no tendremos que buscar luego una solución para él. Así que si nunca sufrimos apnea no tendremos que vernos las caras con ella, algo que por experiencia os podemos decir que suele ser un poco problemático (tanto a título personal como entre la familia que tiene que sufrir los efectos). La segunda recomendación es que ante cualquier tipo de indicio no dudemos en ir al médico para que nos pueda asesorar. Y ante todo, no nos asustemos por dejar de respirar, dado que la apnea del sueño es común entre millones de personas.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz