Ante una quemadura solar leve, ten presente

Quemadura solar leve

Todos hemos sufrido en alguna ocasión una quemadura solar leve. Es fruto del despiste o de la inexperiencia al no tener en mente en todo momento que siempre nos tenemos que proteger cuando tenemos contacto con el sol. El verano es cada vez más implacable en términos de quemaduras y siempre tenemos que hacer todo lo posible para evitar que nuestra piel se vea afectada. Pero como decimos, puede ocurrir que nos despistemos y que acabemos con una quemadura, o que les pase a alguno de nuestros familiares. Por eso no viene mal que conozcamos distintos métodos para salir del paso sin que tengamos que sufrir mucho en el proceso.

Quemadura solar leve, remedios caseros

Los consejos de la abuela siempre han sido muy efectivos en lo que se refiere a dar solución a este tipo de problemas. Y aunque a veces pueden resultar un poco chocantes la única cosa que os podemos asegurar es que estos trucos funcionan de una forma muy eficiente. Así que os recomendamos optar por el que os vaya mejor dependiendo de cuáles sean los ingredientes que tengáis en casa.

Un buen remedio para la quemadura solar es el uso de miel. Normalmente usamos este dulce para comerlo en todo tipo de recetas, pero hoy lo que haremos será untarlo sobre la zona que se encuentre quemada. Una vez lo hagamos notaremos un alivio del dolor más que beneficioso. Pero no solo eso, puesto que la miel actúa de una manera provechosa al ayudar a que la cicatrización sea más eficiente y a que existan menos riesgos de infección, dado que también se trata de una sustancia que desinfecta. En realidad, la miel es muy parecida al aloe vera en muchos aspectos, pero si hablamos de utilizar lo que podamos tener en casa es más posible que dispongamos de este alimento que de la sustancia de la planta. En cualquier caso, si disponéis tanto de miel como de aloe vera podéis elegir uno u otro de los recursos dependiendo de lo que prefiráis en términos de olor y sensación.

Los vinagres también son muy útiles. Os recomendamos principal el que está fabricado con manzana o el de color blanco. Para usarlo en la quemadura no debéis echarlo directamente, sino ponerlo en una toallita y luego utilizar esta para pasarla por la zona que tengamos sensible. La misma eficiencia tienen los aceites. Con el de lavanda evitaremos la formación de ampollas, algo que suele ser desagradable y doloroso a partes iguales. Con el aceite de oliva podremos proporcionar alivio a la quemadura. En algunas casas es costumbre llenar un recipiente con este tipo de aceite, incluyendo además un poco de sal, y luego meter la zona del cuerpo en la que nos hayamos quemado. Pero lógicamente se trata de algo limitado a ciertas partes del cuerpo, mientras que, por otro lado, supone un gasto importante de aceite que a todo el mundo no le interesará hacer.

En último lugar para acabar con los remedios caseros hablaremos del uso del bicarbonato, con el cual podemos tratar la quemadura de distintas formas. Una de ellas es en combinación con clara de huevo (creando una masa), otra mezclándolo con aceite de oliva y en tercer lugar podemos repetir el proceso de inmersión que recomendamos con el aceite, pero cambiándolo por bicarbonato.

Miel sobre quemadura

Otros consejos que os irán muy bien

Dejando de lado los remedios en los que utilizamos el armario de la cocina para salir del paso, también tenemos otro tipo de soluciones. Por supuesto, siempre debemos pensar en la utilidad de las cremas que se usan para combatir quemaduras solares. Al fin y al cabo son las que han sido probadas en todo tipo de casos y cuyo alto índice de éxito nos garantiza una buena recuperación. También nos irá bien la loción de calamina, dado que actúa de forma muy beneficiosa para que la quemadura acabe desapareciendo lo antes posible.

También nos gustaría deciros que deberíais evitar las cremas antihistamínicas, por temas de alergia. Y dos últimas recomendaciones. Primera: no topéis las ampollas si os aparecen. Tampoco deberíais tratar de reventarlas para que desaparezcan antes, porque no lo vais a conseguir. Segunda: no volváis a tomar el sol hasta que os hayáis conseguido recuperar. Hay personas que no son muy conscientes y que aún habiéndose quemado de forma bastante sensible deciden volver a la playa el día siguiente “para aprovechar el verano”. Todos reconocemos que perder días de sol es un problema, pero tenemos que intentar mentalizarnos de que una quemadura es más doloroso y grave de lo que se pueda imaginar y que lo último que querremos es que la zona se vea más afectada.

Ante cualquier duda sobre la quemadura solar leve que hayamos sufrido lo mejor será acudir a un profesional y que pueda aconsejarnos si necesitamos algún otro tipo de tratamiento o si vamos bien y ya solo es cuestión de tiempo que nos recuperemos.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

1 Comentario on "Ante una quemadura solar leve, ten presente"

avatar

Ordenar por:   Nuevos | Antiguos | Más Votados
Rosa Ramírez
Invitado
Rosa Ramírez
9 año 24 días atrás

Recientemente mi esposo recibió un e-mail acerca de un entrenamiento por el que pasan los bomberos (no sé de que país), donde se les enseña que ante una quemadura se debe refrescar el área con abundante agua, secar y aplicar capas de clara de huevo (cuando se seque una aplicar la otra). Supuestamente, la clara es rica en colágeno y ayuda a regenerar la piel y a la vez que no quede la mancha de la quemadura. Gracias por dejarme compartir este dato con ustedes.

wpDiscuz