Ansiedad por comer. Qué es y qué hacer

ansiedadcomer

Hay personas que pueden sufrir la denominada “ansiedad por comer“, un trastorno de ansiedad cuyo origen exacto es desconocido o no se reconoce, pero que puede llevar a problemas físicos, además de la molestia propia de tener que experimentar esa tensión.

En estos casos puede aparecer tensión muscular, respiración alterada, sudor en las palmas de las manos, o incluso taquicardia, y su tratamiento (según su grado) puede ir desde psicoterapia, técnicas de relajación y otras vías alternativas, hasta medicamentos.

Es frecuente que la ansiedad por comer se dé también de forma paralela con otros trastornos, como problemas de alimentación, de relaciones, o incluso con ciertas molestias físicas de origen psicosomático.

Pues bien, veamos algunos factores o situaciones que pueden llevar y/o agravar la ansiedad por comer:

*Una dieta desequilibrada que tenga una ingesta insuficiente de hidratos de carbono, vitaminas y minerales, nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del sistema nervioso.

*Realizar sólo dos o tres comidas al día muy distanciadas entre sí.

*Falta de descanso.

*Consumo habitual de bebidas alcohólicas, estimulantes o cigarrillos.

Consejos para tratar de reducir la ansiedad por comer

comer

Evitar o bajar al mínimo posible la ingesta de café y té, azúcar y chocolate, o cualquier otra sustancia estimulante. En cambio, beber más líquidos naturales como agua, zumos, o infusiones de hierbas como valeriana, tilo o manzanilla.

Procura hacer más comidas al día, al  menos unas tres principales, y otras dos entremedio, de menor cantidad. Esto te ayudará a mantener tu estómago más pleno y no llegar al punto de sentir ansiedad, de forma de no comenzar a comer de manera compulsiva.

Respeta el momento de la comida: siéntate en la mesa y procura estar concentrado en ello, sin distracciones. Asimismo, lleva adelante horarios específicos y manténlos.

Planifica los menús con antelación para poder prepararlos con tiempo y tranquilidad.

En las meriendas, consume frutas, cereales y galletas integrales, ya que no sólo son opciones nutritivas sino que también darán sensación de saciedad.

No descuides la hidratación: bebe al menos unos ocho vasos de agua y otras opciones naturales. Reduce el consumo de azúcares simples, postres, bollería, helados y chocolates, estos alimentos no sólo son poco saludables sino que uno siente apetito al poco tiempo de haberlos consumido.

Realiza ejercicio: la actividad física -de acuerdo a las posibilidades de cada uno- es un buen antídoto para mantenerse más ocupado, vencer la ansiedad y más saludable. Se aconseja realizar unas 3 ó 4 prácticas por semana (de la actividad/es que se prefieran). Ayudará a liberar tensiones y a bajar la ansiedad por comer.

Practica técnicas de relajación y/o respiración, o también actividades como el yoga. Estas opciones son ideales para reducir la ansiedad, ya que se trabaja sobre el control de la respiración y una mayor conciencia de nuestro cuerpo y de lo que nos sucede.

Compartir en Google Plus
Periodista general recibida en TEA Mar del Plata, en el año 2005, con promedio distinguido.Actualmente soy editora de contenidos para las redes de Bitablog y Smallsquid. También he escrito para otras, como el Sobre de los Blogs. Desde mis inicios, me ha atraído todo la relacionado con Internet y los medios digitales, así como el mundo de la salud y el bienestar, del turismo y los viajes, la comunicación y la cultura en general.

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz