Alzheimer, consejos iniciales para frenarlo todo lo posible

frenar el Alzheimer

A medida que vamos cumpliendo años empezamos a notar que nuestro cuerpo no está igual que antes, ni por fuera ni por dentro. Ya no somos niños y cada vez somos más vulnerables a las enfermedades. Podríamos enumerar un gran número de afecciones que suelen ser más habituales en personas de edad avanzada, pero sin duda una de las más preocupantes es el alzheimer. Esta enfermedad sigue sin tener cura. Aún se desconocen los motivos por los que empezamos a perder la memoria de esa manera, pero no todo va a ser negativo. Nosotros podemos evitar los síntomas o por lo menos darles freno y provocar que su desarrollo sea mucho más lento.

Aunque el alzheimer siga siendo una incógnita para los profesionales, científicamente se ha demostrado que hay muchos factores que afectan al desarrollo de la enfermedad. Algunos no tienen explicación, pero otros sí que se relacionan directamente y podemos controlarlos en mayor o menor medida. Principalmente nos referimos a la alimentación, nuestro estado físico y el estilo de vida que llevamos. Sí, todo esto puede afectar al alzheimer, aunque con los consejos que vamos a darte vas a ver cómo podemos llegar a ralentizar la evolución de esta enfermedad degenerativa.

Alzheimer y los cuidados en la alimentación

Llevar una dieta equilibrada y adquirir hábitos de vida saludables son pilares fundamentales para el buen funcionamiento de nuestro organismo y el desarrollo óptimo de todas nuestras capacidades, ya sean físicas o mentales. Es por ello que escoger una adecuada alimentación va a ser un paso imprescindible para que podamos frenar los síntomas del alzheimer.

Los elementos más recomendados son los de toda la vida: los sanos. Hablamos por ejemplo de las legumbres, las verduras y las frutas. Es un buen momento para empezar con la auténtica dieta mediterránea y dejar a un lado las comidas copiosas e industriales, sobre todo aquellas a las que denominamos “comida rápida”. Las propiedades que contienen los alimentos saludables ayudan al buen funcionamiento del organismo y también a un mejor desarrollo de nuestras capacidades neurológicas.

Así mismo, debemos evitar todos los alimentos que contengan grasas saturadas. Las modificaciones químicas no son muy beneficiosas, así como tampoco aquellos alimentos que presentan una gran cantidad de azúcares añadidos. Todo ello conllevará a que podamos mantener nuestro peso ideal, utilizando unos alimentos naturales, saludables y de forma progresiva. Podremos mantenernos en el tiempo mucho mejor y hay que alejarse también de las famosas dietas milagro, puesto que al final solo nos traerán carencias nutricionales.

Estar siempre activos

Además de una buena alimentación, para frenar el alzheimer se recomienda que llevemos a cabo ejercicios físicos casi a diario. El sedentarismo es el mejor compañero para esta enfermedad, puesto que no descargamos energía y no abrimos la mente. Numerosos estudios han confirmado la relación que existe entre la práctica deportiva y el aumento de la concentración, un factor clave si no queremos perder la memoria rápidamente.

alimentación para el Alzheimer

Pero cuando hablamos de estar activos no solo nos referimos a llevar a cabo actividades físicas, también tenemos que hacer que la mente trabaje de forma constante. Recuerda que es aquí donde el alzheimer ataca con más fuerza. Existen muchas actividades para ello, como realizar crucigramas, pasatiempos, leer revistas, libros, escribir… simplemente varíalas e incluye alguna de estas cosas para tu tiempo de ocio. Otro de los aspectos que hay que tener en cuenta es la vida social, aspecto en el cual también debemos mantenernos activos. Es fantástico tener amigos, charlar con ellos, salir, conocer gente… todo ello te ayudará contra el alzheimer.

Hábitos saludables

Como hemos dicho, la alimentación y el ejercicio físico son dos factores imprescindibles en nuestra vida para combatir esta enfermedad. Trabajar con nuestra mente y mantener una agitada vida social son cosas recomendables, pero a todo esto hay que añadirle hábitos de vida saludables para así completar estas acciones.

En primer lugar preocúpate por tu salud en general. Acude al médico siempre que lo necesites y no es malo hacerse de vez en cuando un chequeo para descartar cualquier cosa. En este sentido, es recomendable que te centres bastante en las enfermedades del corazón, puesto que este órgano se relaciona directamente con el cerebro, donde el alzheimer afecta. Para estar sanos debemos eliminar las sustancias tóxicas que son perjudiciales, como las bebidas alcohólicas o el tabaco. Nada de esto va a traernos algo bueno y si nos excedemos las consecuencias serán más negativas.

Por último, no debes olvidar que el descanso también es un gran aliado. Tu mente y tu cuerpo necesitan relajarse y tener unos horarios establecidos. No podemos vivir eternamente cansados, nuestra cabeza no responde igual y puede ayudar al desarrollo del alzheimer. Intenta siempre dormir 8 horas al día y procura que sea por la noche, puesto que con luz no se descansa de la misma manera y te sentirás más cansado.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz