Alternativa a la morfina, información del descubrimiento

Planta del opio

Desde hace mucho tiempo la morfina se ha convertido en uno de los mayores males necesarios. Son ese tipo de sustancias que la humanidad necesita, pero que al mismo tiempo debería esforzarse por erradicar de una vez por todas. Para que esto ocurra se requiere una alternativa a la morfina. Y el problema es que no hay, al menos ahora mismo, ninguna opción que se haya consolidado. En los últimos días ha aparecido en la prensa médica un nuevo compuesto que promete grandes resultados, pero deberíamos ser prudentes y no hacernos ilusiones de más, dado que de momento no ha sido probado en humanos. Recibe el nombre en clave PZM21 y parece prometedor.

Alternativa a la morfina sin efectos secundarios

Es posible que la humanidad se haya tomado un poco a la ligera los efectos dañinos de la morfina. Porque la comenzamos a utilizar en el ya lejano año 1817 y desde entonces no se ha logrado dar con una alternativa. Es un analgésico imprescindible, que calma los dolores y ayuda a que podamos introducirnos en procesos médicos de todo tipo, pero tiene consecuencias graves. La principal y la que más preocupa es que produce un sentimiento de dependencia entre las personas que abusan de su uso. Y a partir del momento en el cual dependemos de la morfina ya estamos atados a ella como la droga más accesible a la que podamos echar el guante. Por si esto fuera poco, imaginemos lo destructiva que es teniendo en cuenta que puede tener capacidad para desconectar el sistema respiratorio de las personas a la hora de acabar con su vida. Sus efectos pueden ser terribles aunque la necesitemos en ocasiones de manera controlada.

Si somos críticos, ya debería haber una alternativa, pero es como si los científicos se hubieran acomodado con su uso o como si tuvieran miedo de que la morfina deje de ser legal. Por suerte, como decíamos antes, hay varios grupos que sí están investigando. En especial dos universidades, la de Friedrich-Alexander de tierras alemanas y la de Stanford de Estados Unidos. Eso sí, en ambos casos la financiación de la investigación corre a cargo de los norteamericanos, que son quienes están poniendo toda la carne en el asador. Por ahora su trabajo se está concentrando en crear una alternativa a esta sustancia derivada del opio que no tenga sus efectos dañinos.

¿Cuál es el proyecto?

El plan es ambicioso, puesto que no se intentan reducir los efectos secundarios, sino eliminarlos por completo. El compuesto al que se ha dado forma de momento tiene aparentemente el mismo nivel de efectividad que la morfina tradicional, aunque no demuestra ninguno de sus efectos secundarios. Esto podría ser lo que disparase la expansión de una alternativa al opio, más natural y recomendable, que pudiera conseguir que nuestra sociedad se olvide de la morfina de una vez por todas.

Pero el proyecto todavía está en desarrollo y lejos de ser completado. Lo podemos ver al apreciar que los investigadores todavía no le quieren poner ni siquiera nombre. Lo denominan bajo el nombre en clave que se usa en los laboratorios: PZM21, el cual ayuda a restar relevancia al compuesto por si luego a última hora resulta no ser eficiente de la manera en la que están esperando.

Jeringuilla con morfina

Los resultados hasta el momento

Los experimentos con ratones han dado buenos resultados. Los efectos positivos de este compuesto han sido los mismos que tiene la morfina. Se calma el dolor en su totalidad al mismo nivel, así que en ese aspecto la misión se da por conseguida. Y por ahora no se ha manifestado ninguno de los efectos secundarios que son propios al utilizar morfina como calmante. No hay problemas relacionados con el ritmo respiratorio, tampoco hay signos de adicción e incluso no se ha producido ningún tipo de contratiempo que lleve a los ratones a sufrir estreñimiento, que es otra de las consecuencias en los humanos. Todo esto abre un abanico de posibilidades en el cual se ve el futuro del PZM21 de una manera muy positiva.

Por otro lado, se ha descubierto por las pruebas realizadas que el efecto calmante que produce este compuesto es más duradero que el de la morfina, lo que podría ser otro punto a su favor realmente positivo. Dicen los expertos que podríamos estar ante el nacimiento de ese compuesto que llevamos esperando desde hace más de 100 años. Pero por ahora nadie debería descorchar la botella de champán, dado que queda el trabajo más difícil de hacer: ponerlo a prueba en humanos.

Pero si todo va bien el trabajo de los científicos que se están ocupando de la investigación, a los que lidera el premiado Brian Kobilka, podrían tener la alternativa a la morfina ideal, aquella sin efectos secundarios y de una mayor eficiencia médica. Para las pruebas en personas y la comprobación de resultados del proyecto antes de hacer un veredicto todavía se estima que serán necesarios varios años de trabajo. Así que si bien todavía vamos a depender de la morfina, el futuro parece prometedor en cuanto al momento en el cual romperemos nuestra relación con ella. Y con eso la sociedad tendrá un problema menos.

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz