Alimentos transgénicos, consejos de los premios Nobel

Alimentos transgénicos

La polémica está servida. Los alimentos transgénicos no logran consenso entre la sociedad actual. Mientras algunas personas y organismos los condenan de forma absoluta, otros apuestan por darles el beneficio de la duda e incluso potenciarlos para que vayan ganando una mayor presencia en nuestras vidas. ¿Pero quién tiene razón exactamente? En este caso nos hacemos eco de las opiniones y los consejos que ha vertido en los últimos días un grupo formado por nada más y nada menos que más de 100 premios Nobel, quienes han llegado a nuevas conclusiones acerca de la relevancia de estos alimentos.

Alimentos transgénicos, hablan los Nobel

¿Qué ha cambiado en los últimos días? El meollo de la cuestión se encuentra en la publicación de un informe en el cual se han volcado las investigaciones de los últimos 30 años. Este documento, firmado por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, concluía afirmando de manera definitiva que no hay ningún tipo de problema con los alimentos modificados. Se confirma así, por lo tanto, que la sociedad no debería tener miedo de realizar el consumo de estos alimentos, puesto que no hay nada que los diferencie a nivel de seguridad de los que proceden de un proceso más convencional.

Apoyándose en esta conclusión, que debería sentar las bases de un nuevo tiempo en la era de la alimentación, un grupo formado por más de 100 premios Nobel ha decidido ponerse a trabajar en ello. Se han reunido importantes nombres relacionados con el sector de la química, la medicina y la física. Lo que han comenzado haciendo ha sido emitir una carta que se encuentra dirigida a la organización Greenpeace, a la vista de que esta ha sido una de las principales detractoras de los alimentos de origen transgénico. No se puede decir que la carta haya sido fina precisamente, sino que ha apostado por una intensidad bastante elevada con la intención de remarcar la importancia de que se tomen medidas para cambiar el status quo de estos alimentos.

En defensa del arroz dorado

A los premios Nobel les parece una injusticia que Greenpeace siga en sus trece en la lucha contra los alimentos modificados debido a que ya se ha comprobado que hay algunos que pueden ser muy beneficiosos para la sociedad. Es el caso del arroz dorado, un cultivo que se encuentra recibiendo cada día más apoyo debido a que proporciona una serie de ventajas importantes a quienes lo consumen. Este tipo de arroz proporciona una forma de enfrentarse a los problemas de ausencia de vitamina A que sufren los habitantes de algunas zonas del mundo. Al incrementar la cantidad de vitamina A en las personas mediante el arroz dorado lo que estarían consiguiendo es que se redujeran las muertes en niños que no están bien alimentados, que se evitaran problemas de ceguera y que también se pudiera obtener una alimentación más equilibrada entre sociedades pobres, sobre todo las que pasan hambre en África, uno de los lugares más sensibles del mundo en este sentido.

Limón transgénico

Este tipo de arroz es clave porque no tiene patente y se podría cultivar de forma rápida y económica. Los registros indican que hay una aterradora cifra de 250 millones de personas en el mundo que no reciben en su organismo la cantidad suficiente de vitamina A y un gran porcentaje de estas son niños. Si se cultivara este arroz, así como otros alimentos que hubieran sido mejorados, el hambre en el mundo podría comenzar a reducirse. Los premios Nobel que se han pronunciado al respecto arremeten contra Greenpeace y les hacen responsables de que una gran parte del planeta esté muriendo de hambre.

¿Hay algún riesgo?

Dicho esto, la gran pregunta que nos hacíamos hasta ahora, si los alimentos de origen modificado suponían algún tipo de riesgo, queda resuelta. En el caso de que fuéramos defensores de este tipo de alimentos ahora tenemos confirmación de que estábamos haciendo un buen trabajo, mientras que si no nos atrevíamos con ellos a partir de este momento no habrá ningún factor que nos tenga que frenar. El arroz dorado, por ejemplo, se podría convertir en un producto a tener en cuenta como forma de solucionar problemas con la vitamina A que se presenten en personas de nuestra familia. Y hay muchos otros alimentos que podríamos comenzar a valorar de una forma más o menos común. La cuestión es tener en cuenta que no existe ningún riesgo y que los beneficios pueden ser los mismos que con el alimento cultivado de forma tradicional o incluso mayores en algunos de los casos, todo dependiendo de qué tipo de producto estemos hablando de forma específica.

Es posible que en fechas próximas vayamos viendo cómo los alimentos transgénicos se van extendiendo en nuestra sociedad, al menos si la carta de los premios Nobel consigue un efecto positivo. Todo dependerá de cuál sea la reacción de Greenpeace en relación a lo que ha ocurrido los últimos días. De momento nosotros ya sabemos que podemos consumir estos alimentos sin miedo alguno. ¡Bienvenidos a la familia!

Compartir en Google Plus

Acerca de Flor Milano

Deja una Respuesta

¡Sé el primero en comentar!

avatar

wpDiscuz